Analistas 18/08/2020

Más seguro, más futuro

Nadie está exento de una contingencia en la vida. Enfermarse, ser víctima de un robo, malograr una cosecha, accidentarse o perder el empleo, son algunos de los riesgos a los que estamos expuestos.

Pese a esto, en Colombia no nos aseguramos. Así lo demuestra el análisis comparado de Swiss Re de 2019. Por ejemplo, nuestro gasto en seguros por habitante fue de US$182, inferior a países como México (US$239) o Chile (US$695) y lejos del promedio latinoamericano (US$222) y del mundo (US$818). Pasa lo mismo al contrastar las primas emitidas como porcentaje del PIB.

Aún más preocupante que lo anterior es que la mayoría de las primas emitidas corresponden a seguros adquiridos obligatoriamente. Por esta razón en el Estudio de Demanda de Seguros de 2018 se encontró que solo el 30,3% de los hogares había obtenido voluntariamente un esquema de protección. De ese documento se desprende un dato complementario: el 41,2% de los hogares que nunca se han asegurado, señalaron que los costos han sido su principal talanquera.

Quizás los costos no sean el único problema. A veces cuesta entender qué está cubierto, cuáles son las exclusiones y qué está implícito en una cláusula de garantías. Condiciones esenciales señaladas en cualquier póliza.

Para cambiar esta realidad, Fasecolda y Banca de las Oportunidades lanzaron ‘Más seguro, más futuro’, un programa que busca hacer un acompañamiento integral para promover el desarrollo de seguros inclusivos. Es decir, de interpretación simple, ajustados a las posibilidades de todos y de reclamación expedita, porque también se trata de construir confianza. Seguros Mundial participó en una primera convocatoria y ya lanzó ‘Segurísimo’, una alternativa diseñada para los más vulnerables.

Ya inició una segunda etapa en la que Banca de las Oportunidades cofinanciará iniciativas innovadoras de la industria. ‘Seguros con Impacto’, de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), acompañará técnicamente a las compañías adjudicatarias de esta fase.

Prioridad en la agenda
A lo anterior se suman dos aristas complementarias. La primera consiste en generar cultura de riesgos y conocimiento sobre los mecanismos de mitigación de los mismos. Precisamente, ‘Más seguro, más futuro’ incluye una estrategia de educación financiera que seduzca a más colombianos de las ventajas de estar asegurado.

La segunda reconoce el rol de la protección al consumidor. Convencidos de que para mejorar la calidad del servicio se requiere entender las razones de la inconformidad de los clientes, se ha reformado el formato de quejas de la industria.

Esto se apuntala con el componente de canales de comercialización, facilitado gracias a la reglamentación de la corresponsalía, impulsado por la Superintendencia Financiera y la Unidad de Regulación Financiera. Aquí se contemplan esquemas que facilitan la llegada de la oferta de seguros al sitio donde se encuentra el consumidor financiero.

Al clausurar la Convención Internacional de Seguros de Fasecolda en 2019, el presidente Iván Duque señaló nuestro objetivo: “fortalecer a partir de los servicios financieros, la protección de todo un país”.