.
ANALISTAS

Libertad como antídoto para la pobreza

miércoles, 9 de junio de 2021
MÁS COLUMNAS DE ESTE AUTOR

Para Henry Hazlitt la pobreza ha sido históricamente la condición natural del ser humano, según el Banco Mundial solo hasta el siglo XX se logró superar la esperanza de vida de los 40 años, en 1820 cerca del 80% de la población mundial vivía en condiciones de pobreza, en 1990 era un tercio de la población y a principios de 2020 esta cifra era inferior al 10% de los habitantes del planeta.

La reducción de la pobreza ha estado en la agenda mundial por un largo tiempo rindiendo buenos frutos. Según el Programa Mundial de Alimentos de la FAO, 65% de las personas que viven con hambre en el mundo únicamente se encuentran en siete países. Entre 2000 y 2015 tan solo en 15 países más de 800 millones de personas lograron salir de la pobreza según estudios del Banco Mundial.

Colombia no ha estado exenta de esta reducción más que significativa de la pobreza, según el Dane en 1985 cerca del 70% de los colombianos tenían necesidades básicas insatisfechas, tan solo 34 años después en 2019 95% de los hogares colombianos ya contaba con energía eléctrica, el 89% con servicio acueducto, el 93% ya poseía un televisor, el 84% ya tenía algún tipo de refrigerador y al menos la mitad de los colombianos ya contaba con servicios de internet instalados en su hogar.

Como bien decía Hazlitt la riqueza es la que debe ser objeto del estudio y ameritar una explicación, pues en más de 2000 años la raza humana no pudo hacer lo que se ha logrado en menos de 100 años y es reducir la pobreza mundial a su cifra mas pequeña en la historia de la humanidad. De igual manera es necesario enfatizar en que no todos los países han logrado avanzar al mismo ritmo o en la misma dirección.

Solo por citar dos ejemplos por un lado tenemos el caso de Argentina que en 1895 tenía el PIB per capita más alto del planeta, pero poco a poco se empezaron a dar una serie de reformas tales como el impuesto progresivo, los controles de precios, la nacionalización del banco central o la emisión como mecanismo de financiamiento del gasto público, entre otras. Dichas reformas son inspiradas principalmente en el proteccionismo, el ataque al capital, a la propiedad privada y la nacionalización de empresas; Como resultado gran parte del siglo pasado Argentina tuvo una inflación promedio del 200%, dos hiperinflaciones; Hoy tiene un 42% de habitantes en la pobreza y se encuentra ubicada séptima en el del ranking de miseria.

Por el otro lado tenemos el caso de Irlanda que es más que interesante, puesto que por más de dos siglos fue uno de los países más pobres de Europa hasta los años 60, luego de aplicar poco a poco una serie de políticas inspiradas en la protección de la propiedad privada y el libre mercado, hoy está en el top 5 de los países con mayor renta por habitante y de países con mayor esperanza de vida. En el Ranking de Libertad Económica Irlanda se ubica en el sexto puesto y Argentina en el puesto 145; El Doing Bussines del Banco Mundial mide la facilidad de hacer negocios y en el ranking mundial Irlanda se ubica en el puesto 23 mientras que Argentina en el puesto 126.

Teniendo en cuenta que la humanidad ha logrado reducir la pobreza a su más mínima expresión, hay algunos países que van en dirección opuesta. Se identifica que estos son aquellos que han optado en mayor o menor medida por políticas económicas represivas, contrarias al libre mercado y a la libre creación de empresa, en otras palabras, aquellos países que han optado por la libertad económica han sido más eficientes a la hora de brindar las herramientas para que los ciudadanos puedan salir de la pobreza.