Analistas

Cataluña: referendo secesionista

El parlamento catalán ha convocado en Cataluña a los ciudadanos catalanes para que decidan acerca de su permanencia en la nación española. Esta convocatoria se ha citado para el primer día de octubre del año en curso. Lo que se pone en juego es la permanencia de Cataluña en la nación y la separación de una Región Autónoma del territorio de una nación libre y soberana. ¿Es constitucional tal convocatoria? El Tribunal Constitucional de España ha dictado medidas cautelares prohibiendo su realización por estimarlo contrario a las disposiciones constitucionales españolas.

Este es un tema de mucha relevancia en el mundo contemporáneo. Lo es porque en una democracia moderna y la española lo es el tema del derecho a la participación política de los ciudadanos es un derecho humano. Esto de que la participación política es un derecho humano, es totalmente incuestionable. De hecho, la participación política democrática es el fundamento de la democracia. No obstante, no se puede soslayar el hecho jurídico y político de que la democracia son reglas de juego.

Al ser la democracia un conjunto de reglas de juego, el ejercicio del derecho de participación política tiene necesariamente que ser realizado en el marco de un conjunto de las reglas de juego. La primera, que la democracia, implica que las decisiones se tomen por mayoría, de distinta forma, pero por mayoría prestablecida en el ordenamiento constitucional. La segunda, que la democracia desautoriza que una mayoría prive de sus derechos a una minoría. La tercera, que una minoría prive de derechos a una mayoría.

Existen otras reglas de juego; sin embargo, las citadas, indispensables en una democracia, no son obedecidas en la convocatoria del referendo secesionista. No la obedecen porque la integridad de una nación, como lo es España, no puede ser afectada por una minoría de españoles y los catalanes, no conforman la integridad de la nación española. Son una parte de España, en consecuencia, una parte significativa, pero son una minoría, así sea toda la comunidad catalana que lo decida, no deja de ser una minoría de España.

Mediante un referendo secesionista una minoría de catalanes no pueden ser privados de su derecho de continuar siendo ciudadanos españoles. Y, este referendo lo persigue, el de privarles de la ciudadanía española a catalanes no afectos a la causa soberanista e independentista. La democracia prohíbe a una mayoría de catalanes que le priven de derecho de ciudadanía a catalanes. Este referendo forma parte de una política discriminatoria no justificada a españoles residentes en Cataluña.

Nuestro amigo Pepe Tudela nos recuerda que cuando en 2013 secesionistas de Texas pretendieron declararse independientes, en su contra se invocó la decisión del Tribunal Supremo de 1869, en la que se dijo: <<Los Padres Fundadores establecieron el modo de cómo cambiar las leyes, pero no el de salir de la Unión>>. El derecho a decidir y el principio democrático. 2016. Uned. Madrid. Asimismo, Tudela, nos dice: “Se ha dicho que no es posible entender España sin Cataluña. Como no es posible entender Cataluña sin España, no son dos realidades separadas”. El País. 17 de septiembre del 2017. Madrid. Reflexiono, la autonomía regional y el federalismo es un razonable y eficaz instrumento para democratizar y fortalecer la democracia y la unidad del Estado y la integridad territorial de la nación. Es nuestra política.