Analistas

Reglas del mercadeo (y 3)

• Ser crítico y aceptar críticas, pues siempre habrá posibilidad de mejorar porque el final no se da en marketing sino para desaparecer; por esta razón, hay que ser conscientes de que habrá quien critique, pero, muy importante, si no más, serán siempre las autocríticas para lo cual los canales de comunicación internos deben estar siempre abiertos.

• El cambio es la única constante y no se detiene, y para ello hay que aceptarlo y estar siempre preparados, sin miedo, pero con medidas de prevención.

• Las comunicaciones mercadológicas son mucho más que publicidad y promociones. Parte de ellas son las relaciones públicas, que no son únicamente boletines de prensa, al igual que las ferias y exposiciones y las demostraciones, las cuales jamás desaparecerán pues, hay que decirlo, son necesarias en el mercadeo práctico de hoy.

• Los clics, las visitas, las llamadas y la navegación, entre otros, no son clientes y no aseguran que quienes lo hacen, sean o vayan a serlo; son el inicio de acciones que si se trabajan adecuadamente, se convertirán en relaciones positivas.

• Los lanzamientos de productos u ofertas son parte de un proceso, no son solamente un evento ni un resultado, y no hay que confundir éste (el proceso) con el resultado; hay que recordar el dicho: “por mucho madrugar, no amanece más temprano”, y la ley de la perspectiva: “los efectos del marketing son a largo plazo”.

• La tecnología impresiona, pero no hay que dejar que descreste, como se dice. Es cierto que muchas cosas que no podían ser realizadas antes, hoy se puede con la ayuda de ella, pero las herramientas que permite usar son solamente eso, herramientas, que no garantizan resultados.

• Los planes son necesarios y buenos, pero son muy diferentes a una lista de tácticas o actividades; requieren análisis, tanto interno como externo, preparación, medios de trabajo, cuantificación, objetivos realmente obtenibles y control y adaptación o modificaciones, pues la competencia y el cambio pueden exigirlo. No son una camisa de fuerza.

• Establecer límites y medidas de control pues como se dijo en el numeral anterior, pueden existir acciones u otras que harán necesario cambiar, modificar o parar lo que se está haciendo.

• Si se quiere algo nuevo, hay que cambiar, pues si se continúa con lo que se está haciendo, los resultados seguirán siendo los mismos; pero no se trata de cambiar por cambiar, sino cuando haya que hacerlo, no por moda o por seguir la corriente, como se dice.

• Las imitaciones nunca son buenas, pues se pierde la originalidad que es necesaria en el marketing actual, especialmente. La sobre oferta existente, en todos los mercados, hace que se necesite la diferenciación y para ello hay que ser auténtico, original, pero con algo que sea de interés y beneficio real para el mercado, no para la junta o los accionistas.

• Cada organización necesita funcionar correcta y efectivamente, formando y manteniendo clientes que sean leales o fieles, y que generen la sostenibilidad necesaria en un mundo globalizado, hiper comunicado, sobre ofertado que ha convertido a los clientes, y a todos en general, en integrantes del accionar del mercadeo de todos, pues las redes sociales, y lo que el mundo virtual o digital ofrece es para tener muy en cuenta.

Hay que recordar que todo y todos comunican y no es posible no comunicar o dejar de comunicar.