Muchos empezamos esta “cuarentena” creyendo que solo duraría 15 días, lo vimos como algo pasajero y de corta duración, y no tuvimos tiempo de pensar mucho en nuestra “dieta”. La prioridad al principio fue abastecernos lo suficiente para que nada nos fuera a faltar.

Si bien sabemos que no es hora de hacer una dieta estricta, creo que podemos hacer pequeños cambios para mantenernos saludables. Es la oportunidad perfecta para empezar a implementar esos hábitos que venimos aplazando desde hace un tiempo. La buena noticia es que debería ser más fácil, ya que podemos elegir nuestros alimentos. Además, todas las excusas y pretextos que hallábamos fuera de casa han sido eliminados.

Así que es hora de organizar la rutina en casa para ser más productivos, mantenernos saludables, activos y hacer bien nuestro trabajo sin morir en el intento. Aquí dejo mis cinco tips de oro para mantenernos saludables trabajando desde casa.

1. Programe su día: es fundamental crear una estructura del día donde se organizan las tareas y labores que debe hacer. Para empezar, es necesario establecer horarios claros de inicio y fin de la “jornada laboral”.

2. Haga un mercado inteligente: ¿sabía que dependiendo de los alimentos que consuma puede mantenerte más tiempo concentrado y ser más productivo? Definitivamente pasar hambre no es una buena idea, porque va a sentirse cansado, y con poca concentración. Pero, abusar de alimentos altos en azúcares, altamente calóricos y procesados también puede disminuir su productividad. La hora de hacer mercado es su oportunidad de tomar decisiones inteligentes pensando en su bienestar.

3. Organiza las comidas y las meriendas: además de ahorrarte tiempo, evitará que esté picando más de la cuenta o se salte las comidas importantes. Aproveche para planear el menú semanal durante el fin de semana. Dedique un día para adelantar esos básicos como los granos y cereales (arroz, frijoles, garbanzos, quinua). Y también lave y corta lo que te puede ayudar para hacer una ensalada o un snack, como verduras y frutas, así ahorrará tiempo.

4. Programe su entrenamiento: durante estos días, seguramente su nivel de actividad física ha disminuido. Las excusas de que el gimnasio queda muy lejos de su casa, que está haciendo mal clima o que tiene un compromiso familiar ya no existen. Así que, sáquele tiempo a esa actividad que, no solo va a ayudar a su estado físico, sino que por igual le ayuda a aliviar el estrés y aumentar los niveles de energía.

5. Siéntese a comer: yo sé que a veces nos sentimos abrumados por la cantidad de trabajo que tenemos, sin embargo, estas pausas para comer ayudarán a despejarnos y ser más productivos. También es un espacio perfecto para compartir con la familia o personas que se encuentran en la casa con nosotros.

Si bien trabajar desde la casa puede ser retador y tener sus contras, también tiene beneficios innegables como la libertad y flexibilidad de tiempo, poder compartir con la familia o mascota y no tener que transportarnos. Cuando ya tengamos dominado el “home office” o el trabajo desde casa y levanten el aislamiento echaremos de menos este tiempo, así que los invito a disfrutar de estos días de forma saludable.