Analistas 27/12/2020

Viajes y turismo post-covid

En Colombia, según encuestas y estimados del gremio hotelero Cotelco, han cerrado definitivamente alrededor de 40% de los hoteles del país. La cifra es similar en el caso de los restaurantes. Con este panorama desolador, mucho se ha escrito de forma apocalíptica sobre el futuro de la industria de Viajes y Turismo: que nunca volverá a ser lo que fue; que los viajes corporativos desaparecerán; que Zoom, Teams y Google Meet reemplazarán nuestras reuniones de trabajo y de familia.

Nada podría estar más lejos de la realidad. Decir que la gente no volverá a viajar sería como decir que no volverá a conciertos, discotecas, museos o cines. Solo porque no pueden o quieren hacerlo ahora no significa que no lo harán en el futuro. Todo lo contrario, si algo nos ha enseñado la pandemia y sus cuarentenas es que lo más valioso son las experiencias-y esas, sean por trabajo o por diversión, no se pueden transmitir por una pantalla.

Entonces, ¿cómo será el viajero pos-covid, cómo querrá viajar y a dónde?

Lo primero es que a corto plazo, todo 2021, el viajero principal será nacional y su intención será recreación. La combinación de una crisis económica y el temor de viajar lejos y quedar restringido en una cuarentena en otro país, significa que los propios colombianos serán motores de la industria en el futuro cercano. Es un cambio enorme en un país donde el turismo era la segunda fuente de divisas extranjeras después de la industria de hidrocarburos.

El segundo set de tendencias-que aparece en un estudio recién publicado por la consultora Braintrust junto con la Confederación Española de Agencias de Viajes (Ceav)-es que  los nuevos viajeros se inclinarán por destinos con menos aglomeraciones, en entornos rurales y zonas de naturaleza, donde disfrutar experiencias al aire libre. En otras palabras, el ecoturismo se va a disparar. Además, con la intención de tener el contacto mínimo con otras personas, el viajero preferirá desplazarse en su propio carro, buscando alojarse en hoteles pequeños con pocas habitaciones o casas de alquiler.

Todo esto ya lo estamos viviendo en Colombia. Según Cotelco, ciudades grandes como Bogotá, Cali y Medellín siguen con índices de ocupación muy bajos. Por el contrario, la Costa Atlántica y especialmente el Eje Cafetero, con su excelente malla vial, han tenido una recuperación mucho más rápida. O mejor aún, intente reservar en este momento un “glamping” (camping de lujo) cerca de una ciudad principal: casi no tienen disponibilidad, y prepare la billetera porque sus precios han subido dramáticamente.

La tercera conclusión grande del estudio de Braintrust es que el perfil del viajero será distinto. Los jóvenes serán los primeros en retomar viajes al ser el grupo de menor riesgo sanitario. Y debido a la crisis económica, serán los viajeros de altos ingresos, menos afectados en sus finanzas personales, que primero retomarán el turismo.

¿Y los viajes corporativos? Si bien demorarán otro par de años más en recuperarse del todo, es absurdo pensar que desaparecerán. Hasta ahora queda bastante claro que el trabajo remoto llegó para quedarse. Lo más probable es que nuestra rutina cambie a que turnemos par de días en la oficina seguido de unos días trabajando desde casa. Pero precisamente el “home-office” hace más necesario los viajes corporativos por tres razones.

El trabajo puede ser remoto pero la estrategia e innovación definitivamente no lo son. Para desarrollar confianza y química en un equipo de trabajo hay que interactuar. Los momentos de "ajá" son casi imposibles remotamente. Por ende, los equipos de trabajo tendrán que reunirse periódicamente para actualizarse y trazar sus objetivos.

Además, precisamente porque sus empleados están dispersos, empresas buscarán recompensarlos con viajes de incentivos. A medida que los equipos pasan menos tiempo juntos cara a cara, los momentos en los que se reúnen se vuelven más valiosos. Los eventos sociales corporativos, como excursiones y retiros, servirán como los momentos más importantes para construir cultura corporativa.

Finalmente, “la cara del santo hace milagros”. Vivimos en una cultura en la cual la reunión presencial, el apretón de mano, es absolutamente fundamental para afianzar una relación y transmitir confianza. Como dijo Scott Kirby, CEO de la aerolínea United Airlines, “La primera vez que alguien pierde una venta con un competidor que se presentó en persona, es la última vez que intenta realizar una llamada de ventas por Zoom.” Así que, si bien la industria de viajes y turismo ha tenido la peor crisis de su historia, no es un sector de la economía destinado a la irrelevancia. El “Nuevo Petróleo” resurgirá como un ave fénix y Colombia las tiene todas para ser un gran jugador regional a mediano plazo. Su posición geoestratégica como “puente” entre Norte y Suramérica y su potencial ecoturístico, le asoman un futuro promisorio. El momento es ahora para seguir ayudando a este sector de la Economía Naranja a sobrevivir.

@LeopoldoTweets