Analistas

Los milagros sí existen

GUARDAR

Andrés Oppenheimer, muy amablemente, me invitó hace unos días a participar en su programa de opinión. Entre los invitados al programa estaban el director gerente del Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional, el Dr. Alejandro Werner, y el expresidente del Perú, el Dr. Alan García. Claramente, siempre esperé escuchar gran lucidez en los conceptos del Dr. Werner, pues Alejandro es un gran intelectual y un gran conocedor de los mercados financieros y de la economía latinoamericana en general. Alejandro no defraudó las expectativas. Claramente, yo también esperaba oír un discurso amigable hacia los mercados de parte de Alan García, pues García comprobó hace ya varios años que él era una persona que entendía la dinámica de la economía mundial.

Sin embargo, tengo que confesar que Alan García me dejó aún más impresionado de lo que yo esperaba. Siendo sinceros, considero que Alan García podría ser, hoy en día, el líder latinoamericano que tiene una visión más afín a la que personalmente tengo sobre el progreso y la disminución de la pobreza. Y es que la cuestión de la afinidad en las visiones se vuelve aun más increíble, cuando uno cae en cuenta, o recuerda, pues, que Alan García fue el presidente de Perú que en 1986 declaró la cesación de pagos de la deuda externa; el mismo que quiso nacionalizar la banca; el mismo que aisló a Perú de la comunidad financiera internacional; el mismo que creó el dólar MUC; el mismo que cerró la economía; el mismo que disparó la escasez de víveres; y el mismo que generó las bases para la explosión de la peor hiperinflación de la historia del Perú.

Alan García le decía a Andrés Oppenheimer que los países de la Alianza del Pacifico tienen un futuro próspero, pues estos países han logrado entender que la apertura de sus respectivas economías es el único camino posible hacia el desarrollo económico. En algún momento, Oppenheimer le preguntó al presidente García que cuál era su valoración del anuncio de Michelle Bachelet sobre el acercamiento que Chile iba a tener con Brasil durante su gobierno. García le contestó a Andrés que él estaba seguro de que lo alcanzado hasta hoy por Chile no le permitiría a la señora presidente Bachelet acercarse más a Brasil, por, entre otras, las siguientes razones: primero que todo, Chile le vende a Asia la mayoría de sus productos. Por lo tanto, decirle NO a la Alianza del Pacifico implicaría un suicidio político y económico para Bachelet. Y segundo, se preguntaba García, “si Brasil no está dispuesto a disminuir el arancel del 35% que le cobra a los cuadernos que importa de Chile, será posible que Chile decida aceptar que los cuadernos de Brasil entren gratis a Chile?”

El presidente García continuó su intervención recordándoles a los oyentes que el futuro estaba en la integración de las economías emergentes con el mundo desarrollado, y no en la implementación de políticas proteccionistas. Sentí mucho pesimismo en la visión del presidente  García para con el futuro de la economía de Venezuela y de Argentina. Muy certera esa preocupación del presidente García, pues claramente la situación económica y social en esos países se está tornando cada vez más complicada, sobre todo en Venezuela. 

Al final de la entrevista, Andres Oppenheimer le preguntó al presidente García que si tenía alguna intención de volver a ser Presidente del Perú, a lo cual el presidente García respondió: “no está en mi agenda”, respuesta que en castellano significa: ¡claro que sí! Gran noticia para el Perú que el otrora mayor populista de Latam, y hoy neoliberal convertido, Alan García, pueda volver a ser Presidente de ese bellísimo país.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés