.
Analistas 11/09/2021

Mercados conscientes

Adriana Gutiérrez Ramírez
Gerente de Bloom Ecoworking

El marketing de sostenibilidad no solo busca promocionar y vender un producto o servicio “sostenible”, -porque además, que porte el apellido de la sostenibilidad le agrega una responsabilidad adicional al mercadólogo y por ende a la marca.-, pues hay que empezar por desmitificar que se trata de la venta de un producto ecoamigable, cuando en realidad el asunto va mucho más allá.

Como marcas y líderes de mercadeo en este campo, nuestra misión es la de orientar y mantener mercados cada vez más conscientes e informados, lo cual no se logra de la noche a la mañana; esto conlleva un proceso educativo bastante retador.

Cuando hacemos parte del equipo de mercadeo o comunicaciones de un proyecto sostenible, nuestra principal tarea es la de enseñarle a nuestro mercado objetivo a consumir de manera consciente el producto o servicio y cómo comportarse, ya que difícilmente un mercado sin orientación hacia el consumo de un producto o servicio pueda reaccionar de manera positiva hacia el mismo. Cuando además ha de hacerse desde la sostenibilidad, un tema desconocido para muchos y mal interpretado por otros, la estrategia educativa que conlleva se vuelve prioritaria, y no es tan sencilla.

Si lo pensamos bien, en la práctica este es un tema que requiere impactar mente, cuerpo y espíritu. Hace parte de la integralidad del ser, y por tanto es un tema muy arraigado a los valores y a la cultura del mercado al que pretendemos orientar y mantener, siendo casi que un trabajo de cambio cultural que es complejo y conlleva tiempo y trabajo. Debemos entender que el mercado está cansado de mensajes negativos altamente apocalípticos. Es un mercado que al fin de cuentas requiere de una comunicación compuesta por mensajes cargados de esperanza para que pueda entender la importancia de consumir de manera responsable.

Un mercado orientado a lo positivo, busca soluciones a sus necesidades desde la consciencia. Y una oferta positiva pero honesta también es importante e imperativo. No se puede comunicar al mercado con mentiras para generar transacciones. No podemos decir que somos una marca sostenible porque tenemos un producto ecoamigable, pues son conceptos muy distintos de los cuales se han apropiado muchas marcas para confundir y poder conquistar nuevos mercados y las tendencias que en este tema se vienen posicionando en todo el mundo.

Es clave entender además que un producto o servicio no se ve vende solo como muchos creen y por tanto tiempo se ha dicho que puede ocurrir; difícilmente, esto puede pasar hoy en día en un mundo altamente globalizado e inter conectado, en el que la batalla por la mente del consumidor está obligando a las marcas a que se apoderen de conceptos como la sostenibilidad para generar ventaja competitiva y se genere confusión poniendo de por medio el deseo de las personas por salvar el planeta cuando en realidad no lo están haciendo, pero están siendo engañados.

Por eso y cómo lo decía mi mentor Carlos Fernando Villa en uno de sus más recientes artículos, es urgente definir el perfil del mercadólogo de hoy, pues debe ser una persona muy bien formada, experimentada y conocedora de la actividad y fundamentación mercadológica, con una mente holística para poder hace frente a todos los retos que ha traído la pandemia de manera efectiva y exitosa.