.
Analistas 18/08/2021

Los sitios más contaminantes

Adriana Gutiérrez Ramírez
Gerente de Bloom Ecoworking

No hay mucho que explicar, y queda claro que internet, los sitios web, las pantallas, el teletrabajo y las principales plataformas de contenido son grandes generadoras de C02, y que la era digital no es más bondadosa que el mismo papel, como erróneamente pensamos. Uno responsable de la tala de árboles y otro de la alta generación de C02.

Hoy, tras el auge del teletrabajo, muchas organizaciones resaltan los beneficios que genera para el planeta trabajar bajo esta modalidad porque se disminuyen desplazamientos y consumo de papel. Sin embargo, poco se habla de los alarmantes índices de contaminación que genera internet a través del consumo exagerado de energía de sus servidores y las prácticas comerciales del e-commerce relacionadas con la optimización de tiempos de entrega, garantías y empaques, sin mencionar otras tantas.

Con esta idea más o menos clara y una realidad que nos impide alejarnos del consumo de la una o la otra, tenemos que recordar que contamos con tres súper poderes que nos regala la teoría que fundamenta la economía circular: las Tres Erres, que son una suerte de “salvavidas” que nos permite actuar honesta y responsablemente frente a estas herramientas indispensables para nuestra vida pospandemia.

Las menciono en orden de importancia siendo la tercera la que permite cerrar el círculo económico circular, aquel que invita a producir bajo un enfoque con cero residuos, aunque lograr esa meta es algo utópico bajo nuestros actuales sistemas productivos; los presento para que consciente y responsablemente mejoremos su nivel de consumo.

Reducir es la primera erre y quizás la más importante, impactante y generosa en términos de sustentabilidad. Actuar inteligentemente, conociendo los pros y los contras de cada acción es lo indicado. Existen sitios web “sostenibles” que basados en la optimización de los recursos audiovisuales menos pesados y de rápida descarga reducen su impacto ambiental. Sin embargo, se reducen también en los entornos digitales activando la segunda erre, la de Reutilizar.
Finalmente, contamos con un tercer poder para cerrar el círculo: Reciclar.
No termino esta columna sin antes mencionar algunos datos al respecto que nos comparte Javier López de Benito en el portal www. Energynews.es en el que se presenta un informe del portal WebSiteToolTester, recogido por EFEVerde y que asegura que las plataformas YouTube o Netflix, redes sociales como Twitter o comercios virtuales como Amazon, son las grandes emisoras de CO2 a la atmósfera como consecuencia de su actividad.

Josep García, responsable de contenidos del portal, explica a EFE que las emisiones de CO2 de estas compañías se dan como consecuencia de “la gran demanda de electricidad de los servidores de los que dependen los portales de internet”. Por ello señala “cuantos más recursos tenga el sitio web -incluyendo imágenes, videos o infografías- más pesado es y más contamina”.
Resultados que explican que la contaminación por el uso de internet es un problema de difícil solución debido a que muchos sectores basan actualmente su actividad en el mundo digital, pero una de las claves que da el informe justamente es reducir el peso de las imágenes y optimizarlas y simplificar el código de las páginas web.

La creación de sitios web cercanos a la neutralidad en emisiones pasa por asegurar que el contenido se cargue rápidamente y que el usuario encuentre lo que busca cuanto antes para cargar la menor cantidad de páginas posibles.