miércoles, 14 de noviembre de 2018

La empresa RSE Colombia asesora a 15 compañías en Bogotá y Medellín.

Lina María Guevara Benavides

Hace un poco más de un año, Norha Tamayo y Sandra Patricia Briceño fundaron RSE Colombia, una firma de consultoría que tiene como objetivo no solo capacitar a las empresas en la construcción de planes de responsabilidad social sino también hacerlas más felices, tomando en cuenta este concepto como una de las herramientas que mejora la reputación de las organizaciones.

“Nuestro reto ha sido constante porque ayudamos a que las empresas tengan programas reales, participativos e influyentes. El objetivo es tener y retener empleados más felices desde su desarrollo no solo profesional sino también humano”, explicó Tamayo.

LOS CONTRASTES

  • flavia santoropresidenta de procolombia

    “Si somos felices, vamos a producir más felicidad. Y si producimos más felicidad, eso se contagia y lo hace en forma de productividad”.

“Cuando se enseña a la gente la importancia del servicio, las nuevas maneras de conectarse con otros compañeros dentro y fuera de la organización y a trabajar en conjunto para conseguir un mismo objetivo, se genera sentido de pertenencia. Finalmente esto se trata de crear valor compartido en lo social”, afirmó Briceño.

A la búsqueda de un mayor sentido de pertenencia por parte de los colaboradores hacia las organizaciones, se suman otros factores que han despertado el interés de las empresas en la implementación de gerencias de la felicidad. Entre ellas aparecen los cambios en las formas de liderazgo, la aparición de nuevas generaciones de empleados como los millennials y los centennials y el intento por conquistar los primeros lugares en los escalafones que miden aspectos como la reputación y la cultura de las empresas.

“Lo que hemos visto es que el mayor obstáculo es la falta de credibilidad que tienen las cabezas de este tipo de proyectos dentro de esas organizaciones. Muchas veces los directivos están enfocados únicamente en los números iniciales pero no se dan cuenta que invertir en los empleados trae mayores ganancias”, agregó Tamayo.

Briceño indicó que lo que vale la pena tener en cuenta de este tema es que, con el tiempo, la felicidad tiene un impacto en la reputación de las compañías, teniendo en cuenta que implica un crecimiento en el número de clientes o ventas, lo cual mejora la productividad y luego se traduce en un retorno a la inversión real.

“La felicidad se puede medir de muchas maneras al interior de una organización. Algunos de esos factores son la rotación, la permanencia en la compañía, el desarrollo de los colaboradores para avanzar a otros cargos al interior, cómo comparte cada uno o que sabe, cómo se hace el “feed back” y de qué manera tenemos en cuenta los empleados”, afirmó Tamayo.

Las directivas precisaron que RSE Colombia trabaja 15 proyectos en Bogotá y Medellín y que hay opciones para liderar planes en Bucaramanga y Cali