.
ALTA GERENCIA

A propósito de la excelencia académica

lunes, 24 de agosto de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Enrique González

Qué mejor escenario que este para dirigir la mirada a la excelencia académica, una bandera y una promesa ampliamente utilizada que necesita ser anclada en la conciencia y cultura colombiana, desde uno de los epicentros de formación fundamentales en cualquier sociedad: los colegios.

Y es que cuando nos enfrentamos a este panorama debemos tener en mente datos como los siguientes: Colombia tiene los índices más bajos de lecturabilidad en Iberoamérica, en muchas regiones del país la dotación de bibliotecas escolares es insuficiente y mientras en la mayoría de países se reconoce la importancia del texto como elemento fundamental dentro del proceso educativo, en Colombia la mayoría de los niños del sector público estudian sin libros.

Hemos dados grandes pasos que nos llevan a recorrer el largo camino de la calidad educativa y la excelencia académica. La implementación de la jornada única, la búsqueda del fortalecimiento en el uso de las TIC en zonas rurales, y de la gratuidad de la educación, entre otros, demuestran el interés de todo un país por este tema, pero la apuesta sigue siendo todo un desafío que nos lleva a plantearnos interrogantes como: ¿qué pasa con el acceso al texto escolar, al material educativo? ¿Por qué no está incluido en la gratuidad de la educación? ¿Cómo podemos fomentar su acceso y uso?

Debemos romper paradigmas. No se trata solamente de libros: éstos constituyen la base para el desarrollo multiplataforma de contenidos educativos que favorecen la formación y pedagogía en las aulas, y, lo mejor, tenemos una industria nacional que está trabajando en ello con ahínco e invirtiendo miles de millones.

No hay duda que la educación ha sido, es y deberá seguir siendo una apuesta de país. Pero para ello debe serlo en forma y esencia, configurando una propuesta que parta del reconocimiento del texto escolar y material educativo como insumo fundamental en la pedagogía, en la transmisión de conocimiento, en la promoción de la lectura y en la creación de ambientes educativos integrales que faciliten y motiven el aprendizaje de todos. Aquí los padres de familia tienen un papel preponderante: son los gestores iniciales del uso y reconocimiento del material educativo como herramienta de formación por excelencia.

Convertir los materiales educativos en uno de los ejes centrales de la política pública debe ser el siguiente paso en nuestro objetivo común por la excelencia académica. La experiencia de Chile y otros países en esta materia demuestra resultados satisfactorios de un esfuerzo enfocado en esta dirección, gracias al fomento y uso generalizado de material educativo en las aulas de clase. 

La invitación sigue en pie. Las condiciones están dadas. El reto aún es grande. Padres, autoridades y líderes del sector debemos dirigir esfuerzos en favor de iniciativas que contribuyan a la formación integral de nuestros niños y jóvenes. ‘Supérate con el Saber 2.0’ es un gran paso. Sumémonos a ello.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE ALTA GERENCIA

Transporte 28/11/2023 Las soluciones corporativas que ofrecen las plataformas de movilidad para ejecutivos

Uber y Cabify son algunas de las compañías que disponen de estos servicios. En 2024 esperan afianzar con énfasis esta solución

Educación 28/11/2023 Las mejores 57 universidades de Estados Unidos y su precio de matrícula para 2024

Se evaluaron más de 400 universidades, públicas y privadas, y se seleccionaron a las 57 mejores, estas se ubican en 53 posiciones