La alta exposición a todo tipo de pantallas de equipos electrónicos ha incrementado las enfermedades y afectaciones en la piel

Johana Lorduy - jmunoz@larepublica.com.co

Investigaciones sobre el envejecimiento cutáneo han demostrado que no solo el paso de los años y las características genéticas afectan el deterioro de la piel o envejecimiento intrínseco, sino que también existen otros factores como la luz solar, la polución y hábitos de vida de las personas (estrés, cigarrillos y alimentación deficiente, ente otros) que generan un proceso de detrimento cutáneo.

Sin embargo, la alta exposición a todo tipo de pantallas de equipos electrónicos ha incrementado las enfermedades y afectaciones de la piel en un porcentaje significativo.

Empresas como CellSkinLab han recomendado que tanto mujeres como hombres mantengan una línea de cuidados que incluya tres ejes fundamentales: prevención, corrección e hidratación. Además de utilizar los productos adecuados.

Consejos para mantener una piel de porcelana

De acuerdo con los expertos, para mantener una piel radiante, hay que comenzar por tener una alimentación balanceada, que incluya el consumo de varios litros de agua al día.

Seguido de esto, cree una rutina de limpieza que inicie con el lavado de su cara, y pase por cremas hidratantes. No olvide consultar a un médico si usted presenta algún tipo de afectaciones en la piel.

Tenga cuidado de las mascarillas. No todo lo que brilla es oro y antes de elegir una mascarilla consulte con su médico sobre las ventajas o desventajas que pueden tener ciertos ingredientes o componentes en su rostro.

No olvide desmaquillarse. Uno de los grandes trucos de las abuelas, para mantener una piel de porcelana, es no dejar ningún tipo de residuo de maquillaje en el rostro. Luego de un largo día, no olvide retirarse la base y la pestañina.

Por último, si va a salir de su casa aplíquese un protector solar. Si usted es de los que tienen cutis graso, sepa que en el mercado ya existen alternativas que lo ayudarán a evitar un efecto brillante.