A través de una carta abierta, la Federación dijo que la industria de la palma de aceite tiene un compromiso con el ambiente

Cristian Acosta Argote - cacosta@larepublica.com.co

El Ideam reveló en un estudio llevado a cabo entre 2011 y 2017 que los cultivos de palma de aceite no han sido un punto importante en la deforestación a lo largo del país. En dicho estudio confirmó, además, que solo 0,4% de la deforestación se debió a este sector de la industria.

Algunos estudios internacionales, según Fedepalma, ya habían esbozado la relación de la producción de aceite de palma y la deforestación; los resultados arrojaron que durante 1989 y 2013, el área cultivada de palma creció 69,5% y la deforestación asociada a este ascenso fue de apenas 1%.

La Federación agregó que en el estudio "Caracterización de la expansión comercial de la palma de aceite en América Latina" arrojó que 91% de la expansión de cultivos de palma de aceite entre 2001 y 2004 no estuvo relacionada con la deforestación.

"Aunque estos resultados son muy positivos y muestran el compromiso ambiental que ha tenido nuestra agroindustria, para el sector palmero colombiano el cuidado de nuestro patrimonio natural y en especial de nuestros bosques es de la mayor importancia", dijo la Federación al respecto.

Además de ensalzar el poco impacto que tiene la palma de cera en el ambiente, Fedepalma también recordó que a finales de 2017 varias empresas palmeras firmaron el acuerdo Cero Deforestación con el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural , el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo y el Ideam.

El acuerdo fue planteado como un compromiso de todos los productores de aceite de palma para que verificasen si sus procesos productivos están libres de deforestación; en caso de que haya un daño al medio ambiente, los empresarios deberán mitigar su impacto y hacer ajustes a dichos procesos.

Al respecto, la Federación Nacional de Cultivadores de Palma de Aceite, señaló que “la posición del sector palmero colombiano es que nuestra agroindustria tiene un gran potencial de desarrollo libre de deforestación y que no hay ninguna justificación legal ni técnica para desarrollar proyectos productivos palmeros en zonas que se encuentren por fuera de la frontera agrícola”.