.
EDITORIAL ¿Y si universalizamos el IVA de 12% a todo?
martes, 6 de noviembre de 2018

La reforma tributaria es un buen avance al proponer IVA universal lo que genera devolución, formalidad y sentido común para todos los consumidores

Editorial

La ponencia de la nueva reforma tributaria debe estar lista la próxima semana para que empiece a ser debatida en las comisiones económicas conjuntas antes de que llegue diciembre. La discusión debe ser de cara al país y sin argumentos populistas, ni verdades a medias que se convierten en mentiras. El articulado de la iniciativa presentada por el Gobierno Nacional tiene un gran aporte entre sus líneas y es proponer un Impuesto al Valor Agregado universal de 18% que irá descendiendo hasta 17% en 2020. La fórmula tributaria propuesta pretende recaudar $11,4 billones, casi la totalidad de los $14 billones que necesitan las cuentas nacionales para honrar sus promesas de campaña y poner a andar el Plan Nacional de Desarrollo, “Todos por Colombia”, con un ambicioso esquema de políticas públicas para mejorar la infraestructura y aumentar la inversión en las industrias creativas y en el sector educativo. La reforma tributaria debería haberse radicado el mismo día de la posesión, el pasado 7 de agosto, pero el tiempo pasó y está dejando huella.

El IVA aparece en 1963 con el Decreto Especial 3288 donde se configura un impuesto monofásico aplicado a la industria. En 1975, con la Ley 20631 de Alfonso López, se gravó los productores e importadores con una tarifa general de 10%. En 1983, mediante el Decreto Ley 3541, Belisario Betancur lo amplía al comercio minorista, como Impuesto al Valor Agregado con una tarifa de 10% y otras diferenciales de 20% y 35%, pero con el defecto de hablar de “exentos y excluidos”. En 1990, César Gaviria lo sube a 12% (mediante la Ley 49) y en 1992 lo hace saltar brevemente de 12% a 14%, y a 45% para bienes suntuosos. Ernesto Samper, en 1996, lo pasa de 14% a 16%; dos años más tarde, Andrés Pastrana, lo baja a 15%, pero en 2000 lo vuelve a poner en 16%. Y en 2016, Juan Manuel Santos aumentó la tarifa al actual 19%. En sus ochos años (2002-2010), Álvaro Uribe no tocó las tarifas del IVA, pero sí metió y sacó bienes y servicios con el esquema de exentos y excluidos. Ahora, Iván Duque ha puesto en consideración bajarlo a 18% el próximo año y a 17% en 2020, pero universalizarlo incluyendo la sensible canasta familiar, que hasta ahora nunca había sido objeto de impuestos al consumo, por la simple razón de ser una idea muy impopular.

A nadie le gustan los impuestos, pero esta reforma tiene el gran paso de poner sobre el debate generalizar el IVA a una tarifa de 18%, que es muy alta. Si miramos las cifras, el recaudo de IVA le ha garantizado a las arcas nacionales ingresos que van de $21 billones en 2010 a más de $35 billones para este año, lo que se ha convertido en una fuente inagotable de recursos de los consumidores. Ahora bien, si la propuesta de 18% es muy alta y verdaderamente le pega al bolsillo de todos los colombianos, hay que partir de la labor, aún pendiente del Gobierno Nacional, de generar mayor sensibilidad y conciencia sobre la urgencia de unificar las tasas del IVA, pues en la actualidad el esquema de exentos y excluidos abarca tarifas dispares de 0%, 5% y 19%. El Gobierno y los congresistas deberían armar un frente común para bajar el IVA hasta 12%, pero llevarlo a todos los productos, como una manera de generar más conciencia sobre la necesidad de formalizar la economía y empezar por hacer devoluciones de ese impuesto; obvio, empezar por los estratos bajos y en un futuro a la clase media.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 23/06/2021 ¿Por qué es tan difícil vender activos estatales?

Año tras año, los Ministros de Hacienda ponen como meta salir de activos en manos del Estado, producto de procesos legales, pero estos nunca se pueden llevar a subastas

Editorial 22/06/2021 Casi toda la responsabilidad social se olvida

Las empresas hacen un montón de cosas que nadie ve, más allá de pagar impuestos y generar empleo formal, muchas transforman sus comunidades devolviendo utilidad social

Editorial 21/06/2021 Todo el mundo quiere “comer” empresarios

Algunos Congresistas, sindicatos, desempleados, gobernantes y la competencia misma, tienen en jaque o, por lo menos, acosada la actividad empresarial, que es peligroso para la economía

MÁS EDITORIAL