viernes, 2 de octubre de 2020

Colombia tiene la oportunidad histórica de dar un salto digital si analiza los factores de atraso que lo mantienen sumido en la cola de la competitividad tecnológica global

EditorialLR

Desde hace cuatro años, el IMD de la Universidad de Lausana en Suiza, desarrolla el Ranking Mundial de Competitividad Digital, que mide “la capacidad y disposición de 63 economías para adoptar y explorar tecnologías digitales como un motor clave para la transformación económica en las empresas, el gobierno y la sociedad en general”. La iniciativa tiene como objetivo demostrar que las empresas y las sociedades a la vanguardia se correlacionan fuertemente cuando pueden demostrar un salto en su transformación digital. La apropiación de la tecnología en un país afecta el desempeño de sus empresas y determina cómo funcionan las economías y cómo están preparadas para el futuro. No en vano los gobiernos y el sector productivo están invirtiendo en sus economías digitales para no quedarse atrás en la creación de valor y la prosperidad de los individuos. Como de costumbre, los cinco países mejor ranqueados comparten sus énfasis individuales de políticas públicas que les ha permitido desarrollar la competitividad digital: Estados Unidos, Suecia, Singapur, Dinamarca y Suiza están a la cabeza; mientras que Argentina, Sudáfrica, Colombia, Mongolia y Venezuela cierran la lista. ¡Sí, Colombia en el puesto 61 entre 63, solo supera en competitividad digital a Mongolia y Venezuela! Un resultado más que malo si se tiene en cuenta que el año pasado estaba de 58.

Para entender por qué a Colombia le va mal en esta clasificación global, IMD World Digital Competitiveness, se debe conocer la metodología, aunque en estos casos no es buen consejo pelear contra las reglas. El IMD analiza y clasifica el grado en que los países adoptan y explorar tecnologías digitales que conduzcan a la transformación de las prácticas gubernamentales, los modelos de negocio y la sociedad en general. “Como en el caso del ranking IMD World Competitiveness, se asume que la transformación digital se produce principalmente a nivel empresarial (ya sea de propiedad privada o estatal), pero también ocurre en el gobierno y la sociedad niveles (...) Basándonos en nuestra investigación, la metodología del ranking define la competitividad digital en tres factores: conocimiento, tecnología y preparación futura (...) A su vez, cada factor se divide en subfactores que destacan cada faceta de las áreas analizadas. En total, el WDC presenta subfactores: talento, entrenamiento, educación, concentración científica, marco normativo, capital, marco tecnológico, actitudes adaptativas, agilidad empresarial e integración de tecnologías informativas”.

La gran conclusión es que Colombia debe acelerar la transformación digital si quiere avanzar en competitividad internacional; si el país pretende seducir inversionistas y hacer que el recurso humano compita con sus pares en la localidad, debe ponerle más atención a este frente. El territorio nacional debe ser digital en su totalidad, no solo para que las personas no se queden atrás en términos de educación y comercio digital o teletrabajo, sino para garantizarles a los inversionistas que aquí las cosas “digitalmente” caminan bien. No hay que engañarse ni rasgarse as vestiduras contra el ranking, pero es una realidad que las llamadas se caen, no hay cobertura, el internet es muy lento y a las personas de ciertas generaciones aún les embiste una videollamada, incluso todavía sobreviven en el mundo laboral altos ejecutivos que imprimen los correos electrónicos.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 29/10/2020 Adelantar la prima navideña es inapropiado

La propuesta de anticipar para noviembre la prima salarial que algunos trabajadores reciben en navidad no es apropiada porque socava el ahorro para convertirlo en consumo

Editorial 29/10/2020 Adelantar la prima navideña es inapropiado

La propuesta de anticipar para noviembre la prima salarial que algunos trabajadores reciben en navidad no es apropiada porque socava el ahorro para convertirlo en consumo

Editorial 28/10/2020 Los negocios urbanísticos que se vienen

El teletrabajo no solo llegó para quedarse, sino que rediseñará el espacio de los hogares, al tiempo que le impondrá retos al urbanismo, como es desarrollar las ciudades de 15 minutos

MÁS EDITORIAL