.
EDITORIAL Un dato que vence a los pesimistas
viernes, 22 de marzo de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

La economía colombiana valida la tesis de que vamos bien en un contexto adverso, pero debemos redoblar esfuerzos.

La economía colombiana valida la tesis de que vamos bien en un contexto adverso, pero debemos redoblar esfuerzos. Los políticos colombianos no pueden hacer política vendiendo rumores sobre eventuales cifras pesimistas, negativas y disociadoras, que lo único que logran es minar la buena imagen que tiene la economía colombiana, muy admirada en el contexto empresarial externo y bastante vilipendiada al interior por algunos sectores de la oposición o por hombres de empresa que no se supieron reconvertir o se acostumbraron a vivir de las gabelas tributarias, los altos aranceles y un proteccionismo sin cuartel a su falta de competitividad. El año pasado fue un periodo relativamente bueno para la economía al crecer un 4%, una cifra superior en dos o tres décimas a la esperada por los centros de investigación que rigen el mercado. Un 4% es un buen dato si se mira el entorno en donde los países no han sabido ‘torear’ la crisis recesiva que viene de Europa en donde los países crecen negativamente desde hace dos años y algunos hasta hace cinco años. Y si nos comparamos con los países de la región vemos que es una cifra de media tabla que tiene sus razones estructurales en el modelo económico aplicado. Obviamente, Chile, Perú, Brasil y México, crecen mucho más que Colombia porque sus industrias se reconvirtieron en su momento, no existe ese rezago en la infraestructura y hay políticas de comercio exterior datan de hace más de un lustro. Claro que es un crecimiento agridulce porque mucho mejor si hubiese sido más alto que un 4%. Pero debemos resaltar que en más o menos 30 meses del Gobierno de Santos, el crecimiento ha promediado un 5%, una buena cifra máxime si se asocia a otros fundamentales de la economía como el acertado manejo de la inflación, las bajas tasas de interés y el buen comportamiento del desempleo. No es para cantar victoria, sino para ajustar las piezas y empujar entre todos ese ‘plan de contingencia’ que tiene previsto el Gobierno para poner a andar la industria que es el sector más preocupante y el único que el año pasado perdió el año. La minería sigue siendo el sector de mayor participación con el 5,9%; el financiero, las actividades inmobiliarias y los servicios a las empresas tienen una participación del 5,5%. Al igual que la industria preocupa el sector agropecuario que solo aportó 2,6% al PIB. El Ministerio de Hacienda esperaba una expansión de la economía de entre 3,8 y 4% para todo el año y ese anhelo se dio. Ahora, a esperar el plan de estímulo para la economía que se dará a conocer la próxima semana y busca impactar con un punto porcentual de crecimiento adicional sobre el PIB este año. Hoy le toca el turno al Banco de la República para revisar las tasas de interés a la baja para contribuir con 25 puntos porcentuales el buen ambiente.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 22/06/2021 Casi toda la responsabilidad social se olvida

Las empresas hacen un montón de cosas que nadie ve, más allá de pagar impuestos y generar empleo formal, muchas transforman sus comunidades devolviendo utilidad social

Editorial 21/06/2021 Todo el mundo quiere “comer” empresarios

Algunos Congresistas, sindicatos, desempleados, gobernantes y la competencia misma, tienen en jaque o, por lo menos, acosada la actividad empresarial, que es peligroso para la economía

EDITORIAL 19/06/2021 Algunos congresistas irresponsables

La legislatura que termina se ensaña contra la actividad empresarial e iniciativas como jornada laboral, etiquetas y licencias tienen un costo que perjudica los nuevos empleos

MÁS EDITORIAL