.
EDITORIAL

Por un Congreso que sea el fiel de la balanza

lunes, 11 de julio de 2022

Los ojos deberán estar abiertos, especialmente, el próximo año cuando se presente la hoja de ruta del plan nacional de desarrollo, que en los últimos años ha perdido su norte

LR

En poco más de una semana habrá un nuevo Congreso de la República y es menester recordarles a los nuevos senadores y representantes que deben ser un poder independiente que se encargue de equilibrar las cargas con el Ejecutivo, sin olvidar que son corresponsables de los aciertos y desaciertos de las decisiones que lleguen desde Palacio. Es por esto que es urgente que las personas que integren las comisiones económicas sean idóneas para discutir con argumentos sólidos los cambios que se avecinan en impuestos, reforma a las pensiones, al régimen laboral y, en general, al modelo económico que plantea el nuevo gobierno, que busca pasar de una economía extractiva a una nueva economía productiva con enfoque en el campo, la industria y el turismo.

Será clave que las personas de la Comisión Quinta, que se encargan de analizar el régimen de minas y energía, agropecuario, el ambiente y los recursos naturales, estén preparados para que puedan estudiar el cambio de vocaciones económicas que viene para el país y así se tomen las mejores decisiones sobre para dónde van las actividades extractivas y Ecopetrol, que en los últimos años ha sido el responsable de financiar gran parte de los planes del Gobierno, con transferencias que rondan los $20 billones entre dividendos, regalías e impuestos cada año.

Es por esto que necesitamos un Congreso que sea el fiel de la balanza y no se doblegue por contratos y burocracia, que en cambio sea capaz de discutir sin presiones con el nuevo gabinete, que tiene como foco central el crecimiento económico y el empleo y que tendrá que enfrentar a partir del segundo semestre una desaceleración en la economía, que podría exacerbarse durante 2023 por la guerra de Ucrania, la crisis logística y las medidas de diferentes bancos centrales para contener la inflación. La administración saliente tuvo que enfrentar el covid y este tendrá como reto navegar por una economía turbulenta.

Un punto central y que medirá el temple del poder legislativo será el próximo año, cuando el Gobierno presente su Plan Nacional de Desarrollo, en el que básicamente tendrá que plasmar su visión de país para el cuatrienio. En esa discusión el Congreso será fundamental porque podrá intervenir, sumar y restar a esta hoja de ruta que se marcará la administración de Gustavo Petro hacia 2026. Los ojos, incluso más que en cualquier otro proyecto de ley, deberán estar alerta porque históricamente han intentado colgar una serie de arandelas a los planes de desarrollo, donde todos buscan hacer fiesta, y se pierde el norte con el que fue concebido este documento.

Todos los temas que ha tocado el nuevo candidato como la reforma a la salud o la eliminación de la Procuraduría serán fundamentales y pasarán por las manos de los legisladores, que tendrán en su poder la posibilidad de que estas reformas queden bien hechas y no sean una puerta abierta hacia otros cambios constitucionales.

El Congreso, entonces, deberá ser esa balanza que haga un efecto de control de las políticas públicas del gobierno, pero sin convertirse en un terco obstáculo para no adelantar las reformas, como la pensional o la del mercado laboral, que la economía lleva pidiendo por años con el fin de reacomodar el aparato productivo.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 13/08/2022 Primera semana con muchos frentes abiertos

El Presidente Petro cierra su primera semana de gobierno con varios frentes de trabajo abiertos cruciales para el país y que requieren máxime atención por parte de todos los actores

Editorial 12/08/2022 La tributaria, un espacio posible de concertación

El articulado tributario presentado por el Gobierno ante el Congreso cambia algunos planes empresariales, pero puede ser un espacio de diálogo para construir un futuro

Editorial 11/08/2022 El grueso de los impuestos viene de las empresas

La tributaria mantiene en 35% el impuesto de renta para las empresas, pero limita los beneficios y estímulos, que no podrían exceder de 3% anual de la renta líquida ordinaria

MÁS EDITORIAL