.
EDITORIAL ¿Por qué no hay nadie en la cárcel?
lunes, 24 de junio de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Los delitos económicos más sonados tienen en común que no hay nadie preso a pesar de las irregularidades

Los delitos económicos más sonados tienen en común que no hay nadie preso a pesar de las irregularidades
 
¿Qué tienen en común los casos de Saludcoop, Proyectar, Factor Group e Interbolsa? Primero que son delitos altamente sofisticados, que dejaron a muchas personas damnificadas, que tienen millonarias demandas de los usuarios perjudicados y que son sinónimos modernos de corrupción privada. Pero el cordón umbilical que une todos los casos anteriores es que ninguno de los responsables está en la cárcel y que hay cientos de personas pidiendo una justicia que está tardando demasiado.
 
El trabajo de las entidades de control y vigilancia ha sido buena en términos de desmantelar las telarañas de corrupción y darle aviso a la justicia ordinaria. El punto de debate es si esa intervención fue oportuna o llegó de manera tardía perjudicando a miles de colombianos que confiaron en empresas legalmente constituidas y vigiladas. Lo que son las superintendencias de Industria, de Sociedades, más la Contraloría, y en algunos casos la Procuraduría, han estado en la jugada de los hechos, pero a la hora de armar los procesos probatorios que dicten medidas de aseguramiento en la Fiscalía, casi todos los procesos se han derrumbado y los protagonistas siguen entre Bogotá y Miami sin que ninguna autoridad competente los declare peligrosos para la sociedad.
 
Aún no hay nadie en la cárcel por los aparentes delitos cometidos en todas esas tramas financieras. Y aquí la palabra ‘aún’ es necesaria porque se guarda la esperanza de que las autoridades de control y vigilancia trabajen al lado de la Fiscalía para que puedan identificarse y castigarse a todos los culpables de esas conductas corporativas irregulares. ¿Por qué no hay nadie en la cárcel? La respuesta a la pregunta es casi imposible de darla con certeza, pues hay una serie de argumentaciones jurídicas que impiden que los ‘caballeros de industria’ de marras estén tras la rejas. 
 
Y bien es complicado que los cuenta habientes, los ahorradores, los inversionistas o los simples ciudadanos bien intencionados con un dinero para guardar en condiciones de rentabilidad, vuelvan a confiar en promesas de grandes utilidades a la sombra de la dirección de impuestos, ese no debe ser el castigo. Los delitos asociados a la captación ilegal de recursos son cíclicos, se repiten cada dos o tres años sin que las autoridades puedan hacer algo estructural para descubrir las mil facetas del vieja ‘esquema Ponzi’.
 
Es una trama que tiene más preguntas e incertidumbres que respuestas. ¿Hasta cuándo los colombianos siguen siendo presa fácil de estafadores de cuello blanco que no solo desaparecen el dinero confiado a sus empresas, sino que se burlan de las autoridades? La seguridad al inversor no solo deben ser para las multinacionales, los colombianos también merecen acción concreta de las autoridades frente a estas situaciones.
 

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 12/06/2021 Lo malo no es la burocracia, es su incompetencia

Pedir que haya menos burocracia estatal es un estribillo raído, pero ese no es el asunto más grave, es su incompetencia, el bajo impacto que tiene en las políticas públicas de largo plazo

Editorial 11/06/2021 La fórmula para sacar la tributaria estructural

La idea de hacer reuniones regionales para hablar de impuestos es novedosa y dista de las típicas misiones de expertos; puede ser el camino para sacar una tributaria estructural

Editorial 10/06/2021 Ojalá el Maestro no se alinee con la izquierda

Perú eligió como presidente al profesor Pedro Castillo, su programa y sus amigos lo alinean a la izquierda latinoamericana, pero su economía local lo puede poner en el centro

MÁS EDITORIAL