.
EDITORIAL No hay milagros económicos sin una hoja de ruta
sábado, 13 de abril de 2019

Tanto el FMI como la Cepal coinciden en que el PIB de Colombia estará por encima de 3,3% para este año, cifra muy superior a los países de la región, pero para lograrlo debe haber agenda

Editorial

En el clásico y muy popular libro de los profesores Daron Acemoğlu del MIT y James Robinson de la Universidad de Harvard, “Por qué fracasan los países: los orígenes del poder, la prosperidad y la pobreza” (2012), se identifican las razones por las cuales a unas naciones les va bien y logran la prosperidad, el desarrollo y el bienestar de sus sociedades, mientras que otras fracasan una y otra vez sin encontrar la luz al final del túnel. El texto es aleccionador porque rescata el papel de las instituciones que rigen un determinado territorio como pilares, no solo de los milagros económicos sino de los países que han caminado solitarios en la hegemonía económica.

Acemoğlu y Robinson encuentran que no hay milagros para hacer prosperar un país, que todo se debe a un proceso de desarrollo basado en la forma en que las sociedades se organizan en asuntos dorsales, como por ejemplo, la propiedad privada, la separación de poderes, el funcionamiento del libre mercado, entre otros asuntos no menos importantes enfocados a lograr una buena calidad de vida en términos del Índice de Desarrollo Humano de los territorios sobre los que se proyectan. Es decir, instituciones con objetivos a largo plazo que giren en torno a una sociedad y no a personas ni a periodos de gobiernos en particular.

Otra de las grandes enseñanzas de los economistas es que la ubicación geográfica, la climatología, la cultura o la religión de sus habitantes, no tienen nada que ver con el éxito de las naciones, pues son nociones “imprecisas, equívocas o carentes de una base lógica”. En pocas palabras, hablar de que somos un país que puede ser una despensa de alimentos; un territorio rico en petróleo, carbón y otros minerales, o la mejor esquina del continente americano, por tener costas en dos océanos, no son verdaderos factores que nos harán competitivos; esas circunstancias geográficas o culturales no nos llevarán a ser un milagro económico.

Y mientras no existan indicadores de credibilidad que remplacen el crecimiento del Producto Interno Bruto, tenemos que concentrarnos en hacer un pacto por el desarrollo económico que se pueda medir y comparar. Es un imperativo que exista una hoja de ruta público-privada por el crecimiento económico a largo plazo que trascienda gobiernos y gobernantes; una suerte de “regla fiscal”, pero para el crecimiento del PIB, la reducción del desempleo y la distribución del ingreso, todo con el objetivo de lograr mayor bienestar entre los colombianos, indistintamente del lugar donde vivan. La idea ya la han lanzado algunos gremios tradicionales como la Andi que con insistencia ha hablado de un plan de reactivación sostenido en el tiempo, pero que no ha tenido mayor resonancia entre quienes deben confeccionarlo.

Toda la banca multilateral, más los centros de investigación y el sistema financiero, apuestan a que el PIB de Colombia durante este año tendrá un crecimiento superior a 3,3%, una cifra muy superior a la del vecindario y brillante en el concierto internacional, pero a ésta no se llegará de “milagro” por los fluctuantes precios del petróleo; se conseguirá si hay una plan de largo plazo que sincronice todos los sectores económicos y comprometa al gobierno a las estrategias contracíclicas que tiene la economía. Colombia no puede sentarse a esperar que suceda un milagro, debe tener un plan que convierta la economía en una engranaje muy funcional.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 27/07/2021 Su nombre lo dice "planeación nacional"

Para los seguidores de los asuntos económicos el Departamento Nacional de Planeación es un ministerio más, pero para los técnicos debe ser la entidad que planee la Colombia del futuro

Editorial 26/07/2021 El rumbo de la economía al final del séptimo mes

La cara del año empieza a cambiar y hay razones para ser más optimistas que en los siete meses anteriores a agosto, la vacunación siembra esperanza de la normalidad deseada

Editorial 24/07/2021 Debe haber unos cargos técnicos y otros políticos

Codirectores del Emisor, superintendentes y directores de entidades deben tener orígenes más académicos y técnicos que políticos, si de verdad se quiere hacer eficiente a Gobierno

MÁS EDITORIAL