.
EDITORIAL

Los hombres y las mujeres del Presidente

lunes, 23 de julio de 2018

Hay que insistir en que el gabinete sea para cuatro años de arduo trabajo por el bien del país y para consolidar el libre mercado

Editorial

Estamos a menos de dos semanas de que se posesione el presidente con mayor votación de la historia nacional y el segundo más joven, y su gabinete promete ser más renovado que el de sus predecesores, conformado 50% por mujeres y altamente técnico. Los visos del primer aspecto ya los ha mostrado al nombrar uno a uno a los hombres y mujeres que lo acompañarán en su mandato a través de Twitter. El primero en conocerse fue el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, seguido por el de Agricultura, Andrés Valencia. Después vino el nombramiento de Nancy Patricia Gutiérrez como ministra del Interior; el de José Manuel Restrepo como ministro de Comercio; el de Carlos Holmes Trujillo como canciller y el de Jonathan Malagón como ministro de Vivienda. Los últimos en conocerse fueron quienes estarán encargados de las carteras de Ambiente (Ricardo Lozano), Defensa (Guillermo Botero), Educación (María Victoria Angulo), Salud (Juan Pablo Uribe), Justicia (Gloria María Borrero), Minas (María Fernanda Suárez), Trabajo (Alicia Arango), Cultura (Carmen Vásquez) y Transporte (Ángela María Orozco).

Todavía queda pendiente el nombre del ministro o ministra de Tecnologías de la Información. Si Duque cumple lo que prometió, la figura que falta será la de una mujer, lo que junto a tener la primera vicepresidenta de la historia, daría un mensaje de una mayor participación femenina en el alto Gobierno. Más allá de eso, este es un gabinete que representa a una nueva generación política, que no tiene el tufillo regionalista ni politiquero de sus antecesores. La mayoría son profesionales altamente técnicos, con altos estudios a muy temprana edad y grandes conocedores del sector que comandarán; provenientes de gremios y del sector privado, donde han identificado de primera mano cuáles son los problemas y las oportunidades de su actividad económica, una fortaleza que les servirá para consolidar el libre mercado. Algunos ejemplos son Jonathan Malagón, de 33 años, quien será el ministro millennial, un hombre formado en Asobancaria con un doctorado en economía de Tilburg University; o José Manuel Restrepo, un académico de tiempo completo, rector de varias universidades y candidato a doctor de la Universidad de Bath; o María Fernanda Suárez, una amplia conocedora del sector petrolero, con más de 20 años de experiencia, quien ha tenido participación en varias empresas del sector minero energético y la responsable de liderar el plan de ajuste de Ecopetrol como vicepresidenta.

Ojalá el Congreso de la República, recién posesionado el viernes, entienda el perfil técnico de estos hombres y mujeres que acompañarán al nuevo Presidente y trabajen conjuntamente para sacar adelante las políticas públicas que den paso al desarrollo social y económico del país. La tarea es ardua en un país como Colombia, en el que el constante cambio de los jefes de carteras ha hecho perder la continuidad de los avances y el seguimiento a los problemas, de vieja data. Y más importante aún, esperemos que este puñado de nuevos funcionarios que han sido elegidos y han decidido acompañar a Iván Duque permanezcan en el cargo hasta el 7 de agosto de 2022 para dar una continuidad a las políticas que propendan por el crecimiento económico de la sociedad.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 21/06/2024 Otro aire para las industrias creativas

Sin planearlo, Medellín apareció en la órbita musical, la culinaria marca el mapa en todas las ciudades y el fútbol es una industria pujante que entretiene y mueve la economía

Editorial 20/06/2024 Los días sin IVA en medio del bajo recaudo

A un paso de convertirse en ley están los días sin IVA, en los que los comerciantes venden más de $10 billones, al tiempo que el Gobierno les cede unos $1,5 billones en necesarios impuestos

Editorial 19/06/2024 Una reforma laboral sin tocar la informalidad

Vuelve y juega una reforma laboral que avanza sin tocar la informalidad, no hay incentivos para que trabajadores y empresarios disminuyan la precariedad