.
EDITORIAL Los becados las prefieren privadas
sábado, 7 de febrero de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Detrás de la decisión de los estudiantes de bajos recursos de estudiar en universidades privadas hay una seria alerta

Detrás de la crueldad del matoneo en redes sociales entre universitarios por la extracción social de algunos estudiantes de bajos recursos premiados con becas estatales, hay muchas alertas educativas, y obviamente sociales, que deben hacer pensar a las instituciones universitarias y a la esfera educativa en general. Los jóvenes son muy crueles entre ellos y cuando más niños peor; queremos decir con esto que no tienen reparo en medir sus palabras y comportamientos, ni mucho menos en medirse a la hora de juzgar a otros similares, una clara consecuencia de mala educación y poco seguimiento social que les hacen sus padres o familiares.

El matoneo o el bullying no es nuevo en la sociedad, es solo que ahora se ha elevado a una acción individual reprochable y con graves consecuencias; siempre ha existido en una sociedad moderna que reproduce comportamientos competitivos, llenos de indicadores de supremacía. En las empresas es el típico acoso laboral que se hace entre compañeros o desde los jefes inmediatos a sus subalternos. Esta semana fue noticia el matoneo que les están haciendo en las redes sociales a los estudiantes becados por el Estado en las universidades privadas, una noticia que se convirtió en ‘tendencia’ (de lo que se está hablando con más insistencia en Twitter) y que debe hacer pensar a la sociedad. Pero eso no avanzará y desde todo punto de vista es condenable. 

El punto en el que queremos hacer énfasis es por qué un joven buen estudiante merecedor de una beca estatal se inclina por una universidad u otra. Casi todos los becados han sido seducidos por la educación privada en universidades de gran renombre y calidad, dejando de lado las públicas, que también son de calidad e incluso mejores. Quizá hay un mito y reflexión para otras, y es que las instituciones educativas públicas tienen mayores exigencias académicas, menos oportunidades hacia el futuro, son inseguras y no hay certidumbre de cuándo termina un semestre. Mientras que todos esos anteriores mitos o realidades en la esfera privada no existen.

¿Por qué universidades como la Nacional, la de Antioquia o la del Valle no hacen publicidad en los colegios ni tratan de reclutar a los mejores estudiantes del país? ¿Por qué los becados las prefieren privadas en lugar de públicas? ¿Quiénes están llegando a las universidades públicas y cuáles son sus logros académicos? Hay algo en el ambiente de los estudiantes de los colegios, de sus padres y de las mismas universidades que no ha salido a flote y que nos lleva a pensar en acciones profundas para corregir muchas situaciones. Los estudiantes, los profesores, el campus, las bibliotecas, la tradición, la tecnología, los edificios, entre otros aspectos, son fundamentales para seducir a un estudiante.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 25/06/2021 Las protestas y la “teoría de las ventanas rotas”

Lo que ocurre en Puerto Rellena en Cali, Los Héroes y el Portal Las Américas en Bogotá pueden sustentar la idea de que el caos urbano trae más caos y habilita la violencia

Editorial 24/06/2021 El trabajo por horas y la jornada laboral

En lugar de meterse en la costosa reducción de la jornada laboral semanal, el Congreso debería apurar la legislación del trabajo por horas que convence más a los jóvenes

Editorial 23/06/2021 ¿Por qué es tan difícil vender activos estatales?

Año tras año, los Ministros de Hacienda ponen como meta salir de activos en manos del Estado, producto de procesos legales, pero estos nunca se pueden llevar a subastas

MÁS EDITORIAL