.
EDITORIAL La nueva Colombia de Nairo y Caterine
jueves, 15 de agosto de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Estos dos deportistas son el ejemplo de los jóvenes y emprendedores que necesita un país en paz para seguir adelante

Estos dos deportistas son el ejemplo de los jóvenes y emprendedores que necesita un país en paz para seguir adelante
 
Aun no superábamos el embriague de felicidad que nos brindó el joven de Combita, Nairo Quintana con el segundo lugar en el Tour de Francia, cuando la atleta de Apartadó, Caterine Ibargüen, lograba la medalla de oro en los Juegos Mundiales que se realizan Rusia. De 23 y 29 años, respectivamente, son la mejor expresión de esa Colombia casi olvidada que se abre paso con mucho coraje a pesar de las adversidades y de la inequidad de un país centralista.
 
Quintana es un joven reflexivo que piensa antes de hablar; la gloria no se le ha subido a la cabeza, a pesar de haber crecido en medio de las dificultades propias del campo; eso no le ha generado resentimiento o propensión a culpar a los demás de la suerte. Ibargüen es pura explosión de dicha y sonrisa propia de la gente del Urabá, región azotada por todos los males, pero de una entereza que se sobrepone a todos los problemas.
 
¿Es ese el modelo de vida que guía a los colombianos? Nos atrevemos a decir que sí, pero solo aflora en la medida que descendemos en la escala social y, por qué no decirlo, común en la provincia y escaso en las grandes ciudades, en donde hay más acceso a la modernidad y a las comodidades del desarrollo. Nairo y Caterine han crecido en medio de las dificultades y se han sobrepuesto a ellas, con esfuerzo, constancia y coraje. Saben que su futuro es cada día mejor y está ligado a la dedicación, sin prisa ni desesperación, y quemando las etapas obligatorias de la vida. 
 
Las reflexiones pueden ser muchas. Es muy frecuente escuchar a jóvenes más afortunados quejarse de los pequeños problemas, de que nadie los comprende o que el resto de la sociedad ha montado una especie de conspiración contra ellos, no les sirven los profesores porque son inferiores a sus ambiciones, sus padres tienen costumbres obsoletas y son dinosaurios y el país les ha quedado pequeño.
 
El dinero es otro aspecto que merece una gran reflexión para muchos de nuestros jóvenes de hoy y para quienes inician su vida profesional o arrancan una pequeña empresa. No poca veces se les nota una desesperación por escalar en su vida social en la que consideran que la plata es un sinónimo de éxito y de admiración. Buena parte de los errores o fracasos se explican por esa ambición desaforada por lograr el objetivo en el menor tiempo posible. En otros casos, la consecución de dinero fácil en actividades ilegales o fraudulentas solo lleva a frustraciones.
 
Pues bien. Siendo la fuerza y la velocidad características propias e inherentes de la juventud y de los emprendedores, como es también en el deporte, deben estar ahí como condiciones para el progreso y el éxito, pero hay que agregarle los principios que hacen de Nairo y Caterine el ejemplo a seguir: humildad, constancia y amor por la vida y su tierra.
 

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 20/09/2021 El covid ha muerto, larga vida al covid

Las cifras de muertes por el covid siguen en retroceso, mientras el mundo siente en pleno la llegada de la normalidad, pero más allá del anhelo, hay cosas que llegaron para quedarse

Editorial 18/09/2021 La sepultura del Doing Business es un precedente

Muy grave lo que pasó con la medición de la competitividad, encontrado por expertos, y que le puso final al informe Doing Business del Banco Mundial, una pérdida de credibilidad

Editorial 17/09/2021 La calidad de la educación virtual pasa al tablero

Era un secreto a voces que la calidad de la educación virtual no era la mejor cuando hay mal internet, señal celular deficiente y pésimo seguimiento de los profesores a los alumnos

MÁS EDITORIAL