.
EDITORIAL La inflación, el riesgo a vencer en 2022
miércoles, 12 de enero de 2022

Al igual que las personas, que cada año hacen propósitos que implican cambios en sus rutinas, los países deben ser precisos en las medidas que tomen ante amenazas como la inflación

Editorial

En cada cambio de año millones de personas intentan hacer una ruptura ante malos hábitos y se trazan unos propósitos con los que esperan mejorar su calidad de vida. De igual manera, los países empiezan a sacar sus presupuestos, estrategias y nuevas proyecciones con el fin de seguir encarrilando las variables macroeconómicas, que ayudarán a superar las necesidades que ha creado la pandemia del covid-19 desde inicios de 2020.

En este nuevo 2022, pese a que todos quieren que sea un año mejor y traiga nuevos retos, como se plasma en los mensajes que se envían cada 1 de enero, no se puede olvidar que los riesgos que persisten siguen siendo los mismos y algunos han incrementado su fuerza, como es el caso de la inflación, un problema que el mismo presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, clasificó el martes en la lista de prioridades como el más relevante, incluso por encima de la búsqueda del pleno empleo.

La preocupación por este indicador también se siente en todos los países de la Ocde, ya que la inflación de la organización alcanzó su nivel más alto desde mayo de 1996, impulsada por variables como la energía y los alimentos; este último dato una constante en países como Colombia, donde los ciudadanos han visto cómo el encarecimiento de los productos de la canasta familiar, como alimentos y bebidas no alcohólicas, que sumaron en 2021 alzas en sus precios de 17,23%, siguen ahogando los bolsillos de muchos.

Aumentando la presión en este tema, la crisis logística está lejos de darse por superada; ya grupos navieros como Maersk han señalado que se van a seguir presentando retrasos en el transporte de carga, y que los nuevos brotes y picos generados por Ómicron afectarán la capacidad de las empresas para mover mercancía alrededor del mundo.

Con esto sobre la mesa, no se puede olvidar que el virus sigue siendo un riesgo para la economía mundial y más con la aparición de la variante, que si bien no ha aumentado el número de fallecidos, sí ha hecho crecer exponencialmente los contagios. Esta semana la consultora Capital Economics evidenció cómo el ausentismo laboral generado por las incapacidades puede ser un riesgo latente para la recuperación económica. Por ejemplo, solo la semana pasada más de cinco millones de empleados en EE.UU. se vieron obligados a quedarse en casa por los síntomas, explicó la consultora, que agregó que no se espera que estas consecuencias cambien o mejoren en el corto plazo.

Con estas alertas tempranas sobre la economía también vemos cómo el Banco Mundial redujo su proyección de crecimiento a 4,1% en 2022 y 3,2% en 2023, argumentando sus cifras en una preocupación por la inflación, las nuevas variantes y la desigualdad en ingresos.

Colombia tiene que estar atenta y ser muy precisa en las medidas que tome para contrarrestar el alza de los precios y el nivel de contagios, más aun, después de consolidar un crecimiento cercano a 10% en 2021, convirtiéndose en un líder mundial en recuperación, pese a los paros vividos y el impacto del virus. Las decisiones estratégicas que se tomen en estos primeros meses del año en tasas, apoyos a las empresas y ajustes del mercado laboral serán fundamentales para encarrilar el buen desempeño no solo de 2022, sino de años venideros.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 22/01/2022 No olvidar que no hay grado de inversión

El Gobierno debe cerrar su ciclo trabajando en la recuperación del grado de inversión, perdido por reformas tributarias hechas a la carrera, ahora hay más condiciones

Editorial 21/01/2022 El papel de los empresarios en la política

Martin Wolf, quizá el columnista económico más influyente, repasa el rol empresarial y aconseja que debe optimizarse su papel en las soluciones políticas de sus mercados y países

Editorial 20/01/2022 Hay que esperar 10% de repunte del PIB en 2021

La economía está ante un hecho inédito muy positivo, un crecimiento del PIB de dos dígitos, algo nunca visto y que empuja la dinámica del país para un 2022 lleno de retos políticos

MÁS EDITORIAL