.
EDITORIAL La educación no es botín de la burocracia
jueves, 18 de enero de 2018

La mala hora que vive el sector educativo debe ser temporal, no puede convertirse en un lío crónico que le haga perder credibilidad

Editorial

El frenesí informativo de un país como Colombia ha hecho que temas neurálgicos como la educación siempre sean un asunto secundario, a no ser de que la mancha de la corrupción o las protestas sociales lo hagan ocupar las primeras páginas de los diarios o los titulares gancho de la radio, la televisión o las redes sociales. Ahora que empieza con todos sus bríos la campaña política, es un imperativo que los aspirantes a suceder a Juan Manuel Santos tengan una propuesta innovadora en materia de educación. Pero no sin antes ser conscientes de lo que sucede con este sector ahora que esta administración tiene el sol a sus espaldas. Las denuncias permanentes de politiquería en el Sena; lo ocurrido recientemente en Colciencias y todo el desgobierno al interior del Ministerio de Educación, obligan a que el alto Gobierno se ponga las pilas con este sector, que dicho sea de paso, maneja el presupuesto más alto de esta vigencia, demostrando que todo no es una asignación bruta de recursos, sino saber dónde, cómo y quiénes lo van a manejar.

Hace pocos meses cuando el Congreso de la República aprobó el presupuesto, el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, dijo: “destacamos el presupuesto del sector educación por $37,5 billones que es el más alto de todos, le sigue el sector Defensa que tiene $31,6 billones, por lo que va a ser muy difícil que en los próximos años la educación pierda protagonismo. Esto demuestra que, lo que se estableció como prioridades de Gobierno, se refleja en el presupuesto, porque de nada sirve hacer anuncios, si no se ponen los recursos y acá estamos haciendo un gran esfuerzo por mejorar la educación desde la primera infancia hasta la universidad”.

Los últimos escándalos demuestran que no es cuestión de recursos escasos -que en este caso son abundantes- sino de administración y planeación. Para esta vigencia se aprobó el incremento de los recursos para las universidades públicas, muchas de las cuales se ubican bien en los rankings internacionales, y que fueron beneficiadas con un incremento de $100.000 millones para sus inversiones. Es un hecho que el presupuesto destinado al sector educativo se ha incrementado hasta los $37 billones, otrora no llegaba a $20 billones anuales.

El presupuesto destinado a ciencia y tecnología es $339.000 millones, una cifra levemente inferior a la del año pasado que era de $379.000 millones, por razones de la apretada del cinturón que obligan los menores ingresos fiscales. El punto es que no puede seguir sucediendo que el país disponga de los recursos provenientes de los impuestos para avanzar en una buena educación, pero que la voracidad de los politiqueros regionales condenen al sector a permanentes escándalos que lo único que logran es congelar las inversiones.

Con semejante asignación presupuestal para rematar la administración Santos, con la inmensa presión social para que la educación mejore, y por la misma esencia del sector educativo como punta de lanza del bienestar colombiano, no se puede dejar que instituciones como el Sena, Colciencias, Icetex, las universidades públicas y demás entidades del sector bajo el paraguas del Ministerio de Educación, estén en el desmadre administrativo en que hoy se encuentran. Lo peor que le puede pasar al país social es que la educación sea capturada no solo por corruptos, sino por burócratas.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 18/09/2021 La sepultura del Doing Business es un precedente

Muy grave lo que pasó con la medición de la competitividad, encontrado por expertos, y que le puso final al informe Doing Business del Banco Mundial, una pérdida de credibilidad

Editorial 17/09/2021 La calidad de la educación virtual pasa al tablero

Era un secreto a voces que la calidad de la educación virtual no era la mejor cuando hay mal internet, señal celular deficiente y pésimo seguimiento de los profesores a los alumnos

Editorial 16/09/2021 Un presupuesto histórico de más de $350 billones

A una tasa de cambio de $3.800, los $350 billones del presupuesto nacional para 2022 igualan el capital de los hombres más ricos del mundo, unos US$92.000 millones ¿Cómo hacerlo rendir?

MÁS EDITORIAL