.
EDITORIAL La culpa la tiene la leche, pero no dan las cuentas
viernes, 10 de diciembre de 2021

La leche está entre los productos que presionaron al alza los alimentos, pero lo curioso de la situación es que el precio a los productores sigue siendo el mismo hace años

LR

Casi medio millón de familias derivan su sustento de producir leche, uno de los productos de la canasta familiar irremplazables, pero inexplicablemente el precio para quienes ordeñan las vacas es el mismo, al tiempo que los procesadores, distribuidores y vendedores hacen su agosto con la alta demanda de la materia prima para producir quesos, panes o yogures, entre el amplio portafolio de derivados lácteos.

Para el Dane, gran parte de la culpa de la alta inflación en noviembre se debió a la variación del precio del litro de leche, cambio de costos que no percibieron los productores quienes en promedio siguen recibiendo unos $1.000, monto que no cambia hace varios años, muy a pesar de que los alimentos importados para las vacas, los salarios de los operadores, los medicamentos para el ganado y el transporte suben permanentemente.

Alguien en la intermediación se está quedando con la ganancia de los lecheros y siempre la cadena se rompe por la parte más delgada, que en este caso, son los pequeños productores para quienes mantener un hato, generar empleo y pagar impuestos ya no es negocio. La producción de leche está cayendo en varias regiones generando un faltante de más de millón y medio de litros diarios, cabe anotar que el consumo per cápita en un país como Colombia no se acerca a los 150 litros diarios, cifra aún muy baja si se compara con similares de la región o de la Ocde.

El problema de esta coyuntura es que automáticamente, algunos jugadores del sector habilitan importaciones o se dispara el contrabando para suplir faltantes, afectando de manera doble al medio millón de familias productores o a los casi 800.000 dependientes. La semana pasada, Fedegan perdió una disputa legal sobre la salvaguardia bilateral solicitada para impedir importaciones de leche en polvo de Estados Unidos, un producto que ya está entrando libremente en mejores condiciones y que puede convertirse en la lápida de un sector otrora estratégico por aquello de la seguridad alimentaria.

El otro problema para los ganaderos es el llamado lactosuero utilizado en los productos de marcas blancas de los supermercados y los discounters, para rendir la leche, venderla más barata y hacerle creer al consumidor que está comprando leche más barata cuando en términos proteicos no tiene los mismos componentes. Son distintos frentes de batalla contra los que deben luchar los productores lácteos y sobre los cuales no hay mucho respaldo por parte del Gobierno Nacional, pues la capacidad de lobby de los comerciantes y de las grandes empresas lácteas es superior a la gremialidad ganadera dedicada a la política, más no a la protección de unos jugadores claves en la ruralidad agraria.

No se trata de impedir las importaciones de leche en polvo o de lactosuero, dos agentes que afectan el ingreso de los productores locales, lo que se debe barajar es una política integral de seguridad alimenticia, calidad, competitividad y seguridad para un sector dorsal para el campo colombiano.

Es increíble que un litro de leche producido en Nueva Zelanda sea mucho más competitivo en el mercado local que uno sacado en Antioquia, Cundinamarca o Boyacá. Son muchas las variables a tener en cuenta -el primero la seguridad-, pasando por la calidad de hato, las tecnologías, el transporte, la mano de obra, los insumos y todas esas cosas que hacen que hacer emprendimientos lecheros sea tan costoso.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 15/01/2022 Subir tasas para bajar la inflación puede ser peor

Una eventual recesión se puede evitar si los emisores no se apresuran a subir las tasas de interés, la única receta monetaria que usan para atajar la creciente inflación global

Editorial 14/01/2022 Otra Misión de Empleo que va a los anaqueles

El Estado colombiano es bastante prolífico en organizar grupos de expertos o misiones en temas económicos estructurales, cuyas recomendaciones nunca se tienen en cuenta

Editorial 13/01/2022 La gripa no debe matar enero y el fuerte comienzo

Todo parece indicar que la economía creció dos dígitos el año pasado, por primera vez en la historia reciente; un impulso que se puede frenar en enero por la ola de contagios

MÁS EDITORIAL