.
EDITORIAL La conectografía debe ser una realidad regional
viernes, 3 de diciembre de 2021

Hispanoamérica debe ser una zona conectada, ya lo está en términos de idioma y cultura, pero la brecha digital puede acentuarse e impedir la equidad en el desarrollo económico

LR

Conectografia de Parag Khanna (Paidós 2017) debe ser uno de esos libros a la mano que debe estar al lado de La Riqueza de las Naciones de Adam Smith; ¿Por qué fracasan los países? (Deusto 2012) de Daron Acemoğlu y James Robinson; FactFulness (Planeta 2021) de Anna Rosling Rönnlund, Hans Rosling y Ola Rosling, y unos pocos otros que ayudan a entender la economía de bolsillo de estos días.

El nivel de curiosidad y expectativa que generan los últimos días del año, es tan alto como la incertidumbre que se asoma por el aún lejano final de la pandemia y por los aires de cambios políticos radicales que se respiran en Iberoamérica o Hispanoamérica, éste último, para incluir al minoritario segmento latino en Estados Unidos. Khanna aporta una visión inusual de ver el mundo a través de la conexión tecnológica de las regiones productivas. Dice el profesor indio que “el poder actual ya no reside tanto en los estados nacionales, sino en las ciudades o hubs de ciudades en los que se concentra la mayoría de la población mundial, y en las conexiones, en forma de infraestructuras de todo tipo, que establecen entre sí estas megalópolis (...)

Las ciudades siempre han estado ahí, desde los tiempos remotos de la antigüedad o desde la Edad Media, mientras que los estados son en gran parte un convención que tiene sus orígenes 100 o 200 años atrás como mucho (...) En el mundo, hay 64 millones de kilómetros de carreteras, 4 millones de kilómetros de líneas de ferrocarril, 2 millones de kilómetros de tuberías y un millón de kilómetro de cables de Internet. Sin embargo, en línea recta, las fronteras políticas de este planeta no pasan de los 500.000 kilómetros”.

Es la conectografía en lugar de la geografía la que le brinda a la gente las posibilidades de progreso. A los ojos de Kanna, hay medio centenar de megacities o clústeres de ciudades que son los verdaderos epicentros del desarrollo global. Ve una suerte de “puente aéreo” entre Los Ángeles y San Francisco, o entre Boston y Nueva York; Tokio, Nagoya y Osaka y las megalópolis de la costa china. Incluso, ve interconexiones más sofisticadas entre la city londinense con Singapur y Hong Kong.

Lo mismo se puede observar entre París, Bruselas y Ámsterdam, polos de decisiones comerciales, políticas, tecnológicas que trascienden países y marchitan los viejos mapas dominados por una geografía que ya no opera, en términos de internet, redes sociales, inteligencia artificial. Un consumidor asiduo de Amazon radicado en Bogotá, Cali o Medellín, lo conoce más Visa, MasterCard o Amex, que la Dian o la Secretaría de Hacienda de sus ciudades y mucho más los servidores de Amazon que le hacen una trazabilidad permanente a sus decisiones de consumo.

Las políticas públicas en una región como América Latina deben ir más encaminadas a entender y materializar los nuevos procesos de globalización y el impacto de los grandes sucesos recientes como la pandemia, las redes sociales y la demanda de materias primas. Pocas veces había ocurrido que un “infarto” en los puertos, los barcos y los fletes, se consideren una de las externalidades más importantes en la variación de precios que presentan todos los países. Las nuevas infraestructuras distan mucho de pensar en el hierro y el cemento de las autopistas y puentes, son más los satélites, servidores y las comunicaciones digitales.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 29/01/2022 No estrangular la economía con tasas al 4%

La independencia del Banco de la República es uno de los bienes más preciados de la economía, pero sus acciones en medio de la recuperación del crecimiento no interpretan necesidades

Editorial 28/01/2022 La Alianza del Pacífico, la ruta al desarrollo

Nadie puede desconocer que buena parte del futuro de Colombia está en el Pacífico. la Alianza con países de esa cuenca es la fórmula para garantizar un salto económico

Editorial 27/01/2022 Empezar a vender petróleo a dos manos

Precio del petróleo Brent alcanza los US$90 por primera vez desde octubre de 2014 y las cuentas nacionales empiezan a mejorar, solo falta un buen plan para la bonanza por venir

MÁS EDITORIAL