.
EDITORIAL La buena noticia de un petróleo caro y dólar alto
miércoles, 24 de abril de 2019

Casi siempre, cuando sube el petróleo el dólar baja, en pocas ocasiones ambas se disparan generando una avalancha de buenos ingresos para países que siguen dependiendo del crudo

Editorial

La relación tradicional entre los precios del petróleo y el dólar obedece a una suerte de “gráfica en tijera”, que no es otra cosa de comportarse siempre a la inversa, es decir, cuando el barril de crudo sube, el dólar se contrapone y baja. Justo esa tendencia es la que se está rompiendo en las últimas horas cuando la referencia WTI sube 1,08% y el Brent 0,55%, ubicándose respectivamente en US$66,26 por barril y US$74,45 por barril y el dólar logra un alza de $27,95 frente a la Tasa Representativa del Mercado que se ubicaba ayer en $3.149,99. La situación de mercado es la mejor para las empresas exportadoras encabezadas por Ecopetrol, que es a la que mejor le va en esta coyuntura de “dólar caro, producto escaso”. No sucede lo mismo con otros productos tradicionales de exportación que tienen una realidad de mercado internacional diferentes como es el café, que, dicho sea de paso, está terminando su primera cosecha del año, pero en una coyuntura de precios de compra muy por debajo de los tradicionales. En pocas palabras, mientras al petróleo le va muy bien por el dólar revaluado, más precio del producto al alza, el café experimenta solo una cara de esa buena noticia, la buena tasa de cambio que se sumará los buenos subsidios dados por el Gobierno.

El buen panorama del precio del petróleo tiene que ver con los recortes programados de la Opep, las cada vez menores exportaciones venezolanas de crudo y las tensiones geopolíticas que sostienen Estados Unidos e Irán, que se han profundizado por la decisión del gobierno estadounidense de prohibirle a un grupo de países la importación de crudo iraní; esto ha llevado que los precios internacionales alcancen el nivel más alto desde noviembre de 2018 y un aumento de más de 38% de su valor en lo que va de año. Colombia es un gran beneficiado, pues según su Marco Fiscal de Mediano Plazo, hizo cuentas con un Brent a US$65 el barril. Si se mantiene la cifra actual de US$74 por barril, habría una diferencia a favor de US$9, lo que significa ingresos adicionales a las arcas nacionales.

Por cada dólar que sube el petróleo en los mercados internacionales, al país le representa entre $330.000 millones y $400.000 millones adicionales, lo que se convierte en una buena noticia si se tiene en cuenta que esto se traduce en regalías. El mercado del petróleo señala por estos días que el país recibiría $2,9 billones y $3,6 billones adicionales. Es preciso resaltar que la situación debe administrase bien y que no es una nueva bonanza como las que han ocurrido en el pasado y que no se han aprovechado en Colombia. Ecopetrol debe actuar como el fiel de la balanza, pues es necesario mantener el ahorro, la eficiencia y maximizar el nivel de administración logrados en los últimos años. El aumento en los ingresos anuales por cada dólar que sube el Brent es de $600.000 millones para Ecopetrol. Si se tienen en cuenta la misma base que estipuló el gobierno (US$65), se puede indicar que la empresa tendrá ingresos adicionales de $5,4 billones en 2020 con la tasa actual del Brent. Lo ideal claramente sería, que estos ingresos adicionales sean ahorrado en un fondo para evitar nuevas reformas tributarias; si estos nuevos ingresos se van al gasto sería una de las peores decisiones ejecutivas y como siempre las buenas nuevas petroleras pasarían al olvido sin sentirlas el país económico.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 12/06/2021 Lo malo no es la burocracia, es su incompetencia

Pedir que haya menos burocracia estatal es un estribillo raído, pero ese no es el asunto más grave, es su incompetencia, el bajo impacto que tiene en las políticas públicas de largo plazo

Editorial 11/06/2021 La fórmula para sacar la tributaria estructural

La idea de hacer reuniones regionales para hablar de impuestos es novedosa y dista de las típicas misiones de expertos; puede ser el camino para sacar una tributaria estructural

MÁS EDITORIAL