.
EDITORIAL El tránsito de manufactura a mente-factura
sábado, 30 de noviembre de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

La Economía Naranja es una oportunidad infinita para el mundo moderno en el presente y en el futuro.

Competitividad, emprendimiento e innovación, son expresiones de moda que se aplican a todo. Académicos, tecnócratas y consultores se encargan de sofisticar su significado para ganar espacio y sin caer en suspicacias, es una obligación de todos ellos, de los gobiernos y de los organismos que apoyan los programas, aterrizar los modelos y formulaciones teóricas para que sean entendidas por los ciudadanos del común, los pequeños empresarios, de quienes están en proceso de formación y que un día estarán al frente de las organizaciones públicas y privadas.

Nuestro país ha sido víctima de esa generalización. Han faltado elementos para atender la demanda mundial de bienes y servicios, más allá de las mercancías tradicionales. Por eso estamos enfrentados a una especie de sin salida y al vaivén de los precios de las materias primas y productos terminados. Incluso la política económica se fundamentó en las mismas tendencias sobre las que no se tiene control. Esos movimientos exógenos pueden producir daños muy grandes a la estructura productiva de un momento a otro, y lo más grave, sin una capacidad de reacción para enfrentar la adversidad.

La educación está montada sobre bases de formación para que los egresados salgan a buscar un trabajo o un empleo asalariado y poco a estimular la creatividad e innovación como fórmulas concretas de montar empresas nuevas y generar riqueza, que finalmente es lo que aumenta el bienestar de la sociedad y permite al Estado tener los recursos para atender las necesidades de los más pobres.

Por eso hay que aplaudir la iniciativa impulsada por el Banco Interamericano de Desarrollo, la Fundación Santillana y con el apoyo del Gobierno, para estimular el desarrollo del conocimiento como insumo de una nueva forma de economía productiva en el que caben bienes y servicios que se fundamentan en la propiedad intelectual, como artes escénicas y visuales; artesanías; cine; diseño en distintas formas; juegos y juguetes; moda; música; publicidad; software; televisión; radio; videojuegos y muchas otras.      

“La economía creativa, la Economía Naranja, representa una riqueza enorme basada en el talento, la propiedad intelectual, la conectividad y por supuesto, la herencia cultural de nuestra región”, es el principio de un sugestivo libro de Iván Duque y Felipe Buitrago, que acaba de ser lanzado, bajo el título “La Economía Naranja,  una oportunidad infinita”. ¿Naranja? Según los autores, ese es el color más feliz.

Sin duda que ese renacer del conocimiento, de la creación de valor por la vía del talento individual, más allá del producido en serie por los equipos físicos, permitirán una nueva forma de riqueza material, una especie de paso de la manufactura a la mente-factura. Y de paso trae felicidad.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 24/07/2021 Debe haber unos cargos técnicos y otros políticos

Codirectores del Emisor, superintendentes y directores de entidades deben tener orígenes más académicos y técnicos que políticos, si de verdad se quiere hacer eficiente a Gobierno

Editorial 23/07/2021 La variante Delta asusta, pero todo es distinto

La recuperación económica en los países desarrollados se ha ralentizado por el miedo a la variante delta, que no se puede despreciar, pero ahora hay preparación ante el covid

Editorial 22/07/2021 La carrera por el “cosmos empresarial”

En pocos días, Richard Brandson y Jeff Bezos revivieron una inédita carrera espacial, pero esta vez no son los gobiernos quienes están en franca competencia, sino las grandes empresas

MÁS EDITORIAL