.
EDITORIAL El Día D de la nueva reforma tributaria
martes, 13 de julio de 2021

En ocho días, durante la instalación de la última legislatura de esta administración, SE RADICARÁ EN la Cámara el articulado, que busca financiar los gastos derivados de las crisis

LR

A las cosas hay que llamarlas por su nombre, sin engaños y menos con la intención de desviar la atención de las verdaderas discusiones. Muy pocos de quienes le hacen seguimiento permanente al rumbo económico del país se han olvidado de que el exministro, Alberto Carrasquilla, dijo en el foro de la Anif del pasado abril que “llegó el momento de la reforma fiscal porque el país tiene caja para unas seis o siete semanas, aproximadamente (...) Y lo primero que preguntan en esos escenarios es: ¿y estos señores sí nos van a pagar? Necesitan que se les envíe un mensaje muy claro en el sentido de que estamos haciendo lo necesario para financiarnos, servir las obligaciones que tenemos y poder mantener la estabilidad macroeconómica que ha caracterizado a Colombia en el contexto latinoamericano (...) Estamos muy cercanos a tener la situación muy latinoamericana de convertirnos en un país que tiene dificultades en el servicio de su deuda pública”. Esas palabras incendiaron el debate económico, dividieron opiniones y cargaron de tigre a los opositores políticos, que un mes después, no solo tumbaron su idea tributaria, sino que lo sacaron del cargo en medio de una ola de bloqueos y vandalismos desmedidos que empataron dos crisis: la de la pandemia y la de las marchas.

Las palabras de Carrasquilla fueron en abril, entre mayo y junio se dieron los bloqueos, y antes de que el primer semestre llegara a su fin el país había perdido el grado de inversión con dos de las tres principales firmas calificadoras de riesgo. Muchos le cobraron al exministro ido, que pasaron no solo cuatro, seis u ocho semanas y la caja del Gobierno no se agotó y que sus palabras no tenían mucho sustento, pero se equivocan porque para financiar las “crisis gemelas” (pandemia más bloqueos) se necesitará de manera casi indiscutible una nueva reforma tributaria que envíe un mensaje de tranquilidad a los tenedores de deuda pública colombiana, a las firmas calificadoras de riesgo y a la banca multilateral que ha estado al frente de las necesidades de caja del Gobierno Nacional.

Los actores económicos no se pueden dar el lujo de desconocer las necesidades de nuevos recursos que tiene el país. Gran parte de los compromisos del Gobierno con los jóvenes tienen un precio y eso se paga con más impuestos. Para responderle a muchas de las exigencias de inversión social, el Ministerio de Hacienda se ha comprometido con una nueva tributaria basada en atacar la evasión, ahorrar dinero del erario y a no darle los beneficios a los empresarios que se habían prometido en la primera reforma tributaria de 2019. Es un momento de grandeza en el que todos deben poner un poco de su bolsillo para financiar las llamadas “crisis gemelas” que superan los $100 billones. Claro está que ni siquiera se puede pensar que esa cifra sea sacada en una sola tributaria, pero sí debe haber conciencia de que no solo se trata de pedir y exigir, sino de ser contributivos con impuestos. Por fortuna y ojalá siga siendo así durante los años venideros, que el país político, económico y social, aprenda a discutir impuestos con gastos, es decir, que todos conozcan de dónde sale el dinero para financiar el Presupuesto General de la Nación del año siguiente. Tanto las tributarias como los presupuestos deben ir empatados y suficientemente socializados para generar una cultura de que los impuestos valen y deben hacerse respetar.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 30/07/2021 Tras las líneas del discurso de Pedro Castillo

Las palabras del nuevo presidente de Perú, en su toma de poder, están cargadas de aires bolivarianos que ya se habían escuchado a Chávez y cae en los mismos resentimientos

Editorial 29/07/2021 Las paradojas económicas del dólar a $4.000

Si se observa la tendencia del dólar durante el último año, pareciese inevitable que supere $4.000 y siga de largo, una situación que no deja de tener cosas buenas, pero otras no tanto

Editorial 28/07/2021 No hay que dejar enredar la tributaria

Aprobar la nueva reforma tributaria es el punto de partida para recuperar el grado de inversión perdido y devolverle la estabilidad a la creciente devaluación del peso

MÁS EDITORIAL