.
EDITORIAL El agro necesita un foco más comercial
viernes, 4 de diciembre de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

El agro necesita un foco de comercio exterior, si no fuera por el café las exportaciones caerían más de 12% en plena devaluación

 

Aunque las cifras del comercio exterior de 2015 se deben calificar de mediocres, la realidad va más allá de los meros datos. Los resultados han permitido desnudar la baja capacidad demostrada de la política sectorial para lograr el objetivo de insertar en el mundo a la economía productiva del país, lo cual merece no solo una evaluación del recorrido hecho durante varios años por la estrategia ejecutada sino plantear alternativas que permitan que en el sector externo se convierta en un soporte de crecimiento y de desarrollo.

No es del caso entrar a hacer comparaciones con el éxito alcanzado por otros países en su manejo del sector externo, pero nuestro país sigue teniendo una de las cifras más bajas en términos de exportaciones per cápita en la región y de los países del mundo con un nivel similar de desarrollo y lo que es más preocupante, el balance deficitario del comercio que supera los US$11.000 millones en 2015 es una de las causas del bajo dinamismo que muestra la economía nacional en los últimos meses y que ratifica la idea de que el sector externo y en particular las exportaciones son determinantes en el crecimiento económico.

Pues bien, aunque la reducción de 35% en el total de las exportaciones en 2015 tiene que ver con la caída de las ventas al exterior de petróleo y minerales como consecuencia de los bajos precios internacionales del petróleo, carbón y materias primas en general, los ingresos por ventas de manufacturas y productos agropecuarios también mantienen un comportamiento mediocre, con descensos de 8,7 y 3,9%. En el caso particular del agro, si no fuera por las exportaciones de café, la caída pasaría de 12%. 

Lo anterior evidencia un problema que trasciende la coyuntura y tiene explicaciones más profundas que no se pueden reducir al mero cuestionamiento de la revaluación de la moneda en años pasados para advertir la pérdida de competitividad, como tampoco a creer que el acelerado ajuste en la tasa de cambio de más de 40% en 2015 va a cambiar el panorama en el corto plazo en favor de las exportaciones del país. Su impacto será lento, siempre y cuando se utilicen otros mecanismos para empujar al aparato productivo para que alcance los niveles de exigencia que se reclaman desde el exterior.

Mientras tanto, la mayor devaluación de la moneda sí ha producido un impacto grande sobre las importaciones, que a septiembre mostraron una caída de 13%, esa sí producida por el encarecimiento de un mayor tasa de cambio y que explica en alguna proporción el aumento de la inflación en los últimos meses, pues no solo se reduce la oferta sino que se encarece el producto disponible. El sector agropecuario necesita un cambio no solo en término de política de tierras, sino en su cultura de comercio exterior.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 12/06/2021 Lo malo no es la burocracia, es su incompetencia

Pedir que haya menos burocracia estatal es un estribillo raído, pero ese no es el asunto más grave, es su incompetencia, el bajo impacto que tiene en las políticas públicas de largo plazo

Editorial 11/06/2021 La fórmula para sacar la tributaria estructural

La idea de hacer reuniones regionales para hablar de impuestos es novedosa y dista de las típicas misiones de expertos; puede ser el camino para sacar una tributaria estructural

MÁS EDITORIAL