.
ANALISTAS Todos perdimos, nadie ganó
miércoles, 10 de julio de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

La verdad, está empezando a sonar como disco rayado tanto pesimismo sobre el crecimiento de la economía mundial. Y nadie se pregunta a dónde fue a parar la riqueza que se evaporó tras las crisis económica de 2008.

 
Por ejemplo, en Colombia el Dane acaba de advertir que nuestras ventas externas cayeron y casi al mismo tiempo el Fondo Monetario Internacional, FMI, saltó a la palestra vaticinando la “perdición” del mundo con un inminente  recorte en las proyecciones de crecimiento económico.
 
Ahora es moda hablar en tono pesimista sobre el rumbo de la economía y el bienestar de todos en el mundo. Pero ya es hora de que alguien explique ¿a dónde fue a parar tanta riqueza y por qué se expandió la pobreza?
 
En cada negocio alguien gana o alguien pierde cuando no hay empate en los resultados, pero tras el fenómeno de “maquillar” las cifras y vender productos malos, enmascarados con créditos buenos, todos perdimos. Nadie parece haber ganado, ¡ese dinero se evaporó! ¿Dónde está? Nos preguntamos
 
El FMI advirtió sobre el riesgo “creciente” de desaceleración en países con economías emergentes como Brasil, Rusia o China y por ende este 2013 el incremento del Producto Interno Bruto, PIB, mundial rondaría  3,1%, 0,2 puntos por debajo de la más reciente proyección.
 
Es posible que en algo haya influido esta situación para que el Dane diga que Colombia no se escapa y que por acá también llueve duro y que los truenos de este duro invierno para la economía todavía no encuentran un paraguas que lo ataje.
 
Según el Dane, estamos perdiendo compradores o peor, nuestros socios comerciales nos están comprando menos, sin que todavía hayamos cumplido la tarea de haber encontrado nuevos mercados, o incrementado la competitividad para ganar negocios entre otros jugadores del comercio mundial.
 
Lo cruel es que ahora que el dólar parecería despegar de ese piso inferior a los $2.000, sucede que nuestras ventas externas van en declive, una ironía que parece perseguir a los industriales y quijotes colombianos exportadores.
 
Cada inversionista, y las economías de cada país operan como agentes de mercado, están tomando posiciones por si las dudas se concreta la proyección de que el plan de estímulos de la Reserva Federal de Estados Unidos por fin se acabe y sus tasas de interés crezcan y con ellas se vayan los dólares que ahora están inundando los mercados locales de economías emergentes, como lo es Colombia.
 
Por eso es más preocupante el reporte del Dane según el cual, en mayo de 2013 las ventas colombianas al exterior fueron de US$5.266 millones, con una caída de 2,6% frente a los US$5.403,4 millones que sumaron en el mismo mes de 2012.
 
Hay un factor que realmente preocupa, según el Dane, continúa fuerte la dependencia de las compras que logremos en Estados Unidos que pesó 34,8%; con China, 8,8%; mientras que en Panamá apenas vendemos 6% y a Venezuela, 4%. 
 
Y lo más grave es que igualmente, fue en el mercado de Estados Unidos donde se sintió más la caída de las exportaciones a mayo pasado con caída de 13,6%. Por eso la pregunta es más relevante, ¿a dónde se fue la fortuna que se perdió con la crisis de 2008, y hasta cuándo soportaremos tanto peso?