.
ANALISTAS El debate sobre la fracturación hidráulica
miércoles, 12 de junio de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Estados Unidos ha estado viviendo un boom en la producción de petrolero y de gas. Se habla que en diez a veinte años este boom llevaría a Estados Unidos a ser un exportador neto, no un importador como es ahora. Y esto es clave para la generación de energía para el transporte y la electricidad del país. 
 
¿Por qué el boom? El desarrollo de la tecnología conocida como fracturación hidráulica que permite sacar gas y petróleo de unas rocas que llevan debajo de la tierra por miles de millones de anos. Los geólogos sabían de esas reservas de esquisto -shale en ingles-  que están a más de una milla de distancia de la superficie, pero no había la tecnología para sacarla.
 
Aunque la fracturación hidráulica se viene usando por sesenta años, hay una diferencia. La convencional es que taladras verticalmente, sacaste el petróleo y gas de esa área y ya. Vuelves hacer otro hoyo y el mismo proceso. Ahora taladras verticalmente, llegas al esquisto y después taladras de forma horizontal cubriendo una distancia mayor. Creas grietas en la piedra y con agua a alta presión sacas el gas y petróleo. 
 
Pero, hay un debate. La pregunta que muchos es: ¿sobrepasa el beneficio económico el riesgo ambiental que produce o no? Los que dicen que sí dan tres razones principales: 
 
Necesidad. Cerca del 80% de la energía en Estados Unidos proviene de fósil (carbón, petróleo y gas). ¿Cómo sustituirla? ¿Nuclear? Dicen que no hay suficiente uranio. ¿Eólica y solar? No está preparada para cubrir y es muy cara. Solar cuesta cuatro veces más que el gas natural. Hay que diversificar el portafolio de energía, pero sin rechazar la fósil. 
 
Tecnológica. Existe riesgo ambiental pero es manejable con la tecnología actual y el desarrollo de la nueva. Con miles de pozos, la tecnología va mejorando como ha pasado en otras industrias. Los riesgos de contaminación de agua, el uso de químicos para romper la roca y gas metano que proviene de la extracción se pueden minimizar con mejores prácticas y regulación dependiendo de la geología del terreno porque no todas son iguales. 
 
Económica. Aumento del empleo directo por la producción e indirecto por el consumo de los que trabajan en la industria. Mejora la balanza comercial porque se depende menos de la importación. Bajo costo de electricidad y aumento en el precio de la tierra ante la demanda de mayor explotación - y esto tiene un efecto multiplicador.  
 
Los críticos no lo ven así. Tres razones: 
 
Incertidumbre en la cuantificación del riesgo. En aviación, en viajes al espacio se sabe cuál es el nivel de riesgo aceptable y cuál el más bajo nivel de riesgo garantizado. Algo todavía no claro con la nueva tecnología de fracturación hidráulica. Quién sabe a ciencia cierta medir los efectos de lo que se hace abajo. Hace el análisis más imprevisible de medir el riesgo.  Decenas de compañías haciendo diferentes cosas mayor la incertidumbre.  
 
Limitaciones en la tecnología. La industria dice que vienen usando la técnica de fractura desde hace anos produciendo más de un millón de pozos. Pero solo  2% de esa producción ha usado la nueva tecnología. Y esta nueva tecnología es más compleja y riesgosa que la convencional. Existe riesgo en que se quiebre el cemento que supuestamente evita que no se contamine el agua que proviene de la tierra. No sabemos cómo se crean las grietas que se producen por las explosiones controladas para sacar el gas y petróleo de piedra de esquistos. No olvidar que los efectos de la explosión puede romper el sello de cemento para proteger los acuíferos. Lo que no garantiza que los químicos que se inyectan para sacar el petróleo y gas no se vayan al agua. No descartar los riesgos humanos al transportar los desechos tóxicos producidos por la extracción. 
 
Exageración en las estimaciones. Hay reservas inmensas de esquisto, pero no se sabe con certeza la cantidad de gas y petróleo que hay en ellas. Para algunos las estimaciones del gobierno son exageradas.  
 
Mientras estados como Dakota del Norte o Texas permiten la fracturación hidráulica, el estado de Vermont, la ciudad de Pittsburgh en Pennsylvania la prohibe.  Estados como New York y New Jersey declararon una moratoria hasta saber más. 
 
Está claro que tenemos que saber los riesgos y oportunidades que se presentan para tomar la mejor decisión disponible.
 
Toma nota.