.
ANALISTAS Crecimiento económico 2012-I, para comenzar a preocuparse
jueves, 6 de septiembre de 2012
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

En el último informe del DANE sobre el crecimiento del PIB colombiano del primer trimestre de 2012 se pueden ver algunas tendencias y se pueden inferir algunos análisis de coyuntura basados en estos datos.

Lo primero que hay que decir es que el crecimiento real del PIB del primer trimestre del 2012 (variación porcentual anual) fue del 4,7%. Muy inferior a las de los dos últimos trimestres de 2011, que fueron 7,5% en 2011-III y 6,1% en 2011-IV.

Ahora la pregunta es: ¿Debemos preocuparnos?

La cifra en si no es preocupante. Pero una primera preocupación surge cuando vemos el crecimiento por ramas de actividad económica. El sector que más crece, y no es novedad, es el de extracción de minas y canteras, que creció 12,4%. Sin duda es uno de los que está jalonando el crecimiento económico.

Este sector se caracteriza por que no genera gran empleo pero si grandes ingresos a los participantes del mismo, especialmente a las multinacionales. La repatriación de capitales vía ganancias de las multinacionales supera con creces la inversión directa. La preocupación es que es un crecimiento puramente coyuntural, es decir, hay crecimiento mientras existan recursos. Y recurso que se va nunca volverá.

La cuestión es que tan bien se manejen las regalías en las regiones y, como se sabe, el clientelismo y los poderes políticos regionales  a la final terminan llevándose gran parte de la torta.

No es bueno que un país dependa en un gran porcentaje del crecimiento del sector extractivo.

Por otro lado, el segundo sector  que jalona el crecimiento es el financiero y de actividades inmobiliarias. Es bueno que el sector financiero crezca y tenga utilidades, pero cuando este sector tiene grandes utilidades y crece mucho más que la industria manufacturera, que el sector agrícola y que la construcción, la cosa ya no es tan buena.

Pareciera que los mecanismos de transmisión de política monetaria no están funcionando adecuadamente y los recursos se están quedando donde el país no los necesita primordialmente.

El sector financiero creció un 6,7%, mientras el sector de la industria manufacturera solo subió un 0,6 %, el sector agrícola cayó un 0,4 y la construcción cayó 0,6%.

Ahora: ¿Cuáles son los sectores que más podrían generar empleo? Sin duda los que menos están creciendo.

Si a esto se le suma que estos dos sectores son los más vulnerables ante el TLC con Estados Unidos, pues no pinta bien el futuro crecimiento de las manufacturas y de la agricultura.

Dentro del sector agrícola la mayor caída se presentó en la producción de café, cayó el 26%. El otrora producto líder de exportación colombiano, del cual dependen millones de pequeños caficultores está de capa caída. En gran medida la disminución del precio internacional de referencia ha influido en esto, entonces los caficultores pierden por doble vía: menor producción y menores precios. Dilema complicado para este sector que sin duda necesita una manito y que ha llegado al punto que buen porcentaje del café que tomamos los colombianos es importado. Ironías de la vida, no?

El otro sector preocupante es el de la construcción, la variación anual de crecimiento fue -0,6%, pero la variación trimestral comparada con la del mismo trimestre del 2011 fue del -9,9%.

El sector de la construcción es el que jalona el empleo en los sectores de la población que son más vulnerables, por lo tanto preocupa su bajo crecimiento.

Por componentes de la demanda las importaciones aumentaron el 13%, mientras que las exportaciones solo aumentaron el 6,3%.

Uniendo todo lo anterior se ve que sectores tienen problemas y cuales no. Tienen problemas los que podrían generar más empleo y no tienen problemas los que menos empleo pero más ganancias obtienen.

La pregunta es: ¿Cómo hacemos para que los recursos fluyan de los sectores que los tienen hacia los que los necesitan?