El local carece de las características típicas de otros locales del grupo, como las vitrinas de pastelería

Bloomberg

El nuevo tipo de establecimiento de Starbucks Corp. es tan pequeño que deja poco espacio para los clientes. El local que se inauguró en la Penn Plaza de Nueva York tiene solo 28 metros cuadrados para los clientes: una pequeña parte de la superficie habitual de los establecimientos de Starbucks y aproximadamente el tamaño de una sala de estar generosa.

Carece de las características típicas de otros locales, como tableros de menú y una vitrina de pastelería, y tiene una caja registradora discreta y oculta. Los clientes que hacen pedidos por teléfono pueden recogerlos cuando aparecen en una pizarra digital. Los pedidos en persona también son bienvenidos, pero el espacio está diseñado para atender pedidos digitales.

La idea de la mayor cadena de cafeterías del mundo es sencilla: seguir impulsando las ventas mientras paga menos en alquileres y salarios. Starbucks tiene previsto “sobreinvertir” en la mano de obra prevista para poner en marcha el local -contratar más trabajadores de los necesarios- pero la compañía anticipa que el nuevo prototipo operará con un personal limitado.

También tiene pilotos para abrir tiendas similares en ciudades como Boston, Chicago y Los Ángeles, dijo Katie Young, vicepresidenta de mercados urbanos de Starbucks, en una entrevista. La primera tienda de recolección será de aproximadamente 92 metros cuadrados en total, incluida el área de la cocina.

La empresa anunció ventas e ingresos que superaron las críticas de los analistas el miércoles. Sus mercados clave en Estados Unidos y China impulsaron los resultados. El gigante cafetero se centra en controlar los gastos en el año fiscal 2020 ante un pronóstico de un crecimiento más lento.