El bar sirve como plataforma para que las agrupaciones emergentes se den a conocer en medio de un público joven y un buen ambiente

Margarita Coneo Rincón - mconeo@larepublica.com.co

Cerca a la Zona T en Bogotá se encuentra Sánchez Cervecería Artesanal, un lugar que busca evocar los bosques nacionales y hacer sentir a sus visitantes como si estuvieran en otro lugar, sin perder el sello de un buen bar de la capital.

La especialidad del sitio son las cervezas artesanales de la casa, las ocho con sabores totalmente diferentes que fueron diseñadas de la mano de Jennifer Talley y Christopher Bird, expertos en cervecería artesanal de talla internacional. Además de las locales, en el bar se encuentran dos bebidas de barril y 35 de botella.

Sin embargo, no todo es cervezas, pues en Sánchez la música hace parte de su sello característico. “Nosotros buscamos tener un espacio en el que las personas puedan compartir con amigos, tomarse una cerveza de muy buena calidad a buen precio, además de disfrutar de muy buena música nacional y aportar un grano de arena para apoyar a bandas nacionales que apenas están emergiendo en el mercado, porque sabemos que es difícil crecer en la música y nosotros queremos ser un apoyo importante en ese ámbito”, aseguró Andrés Pieschacón, dueño del lugar y experto en cerveza artesanal.

Del total de ingresos de la cervecería artesanal, 3% se destina a apoyos para que bandas nuevas puedan tener mayores oportunidades.

Además, en Sánchez es posible que a algunas bandas se les hagan descuentos para que puedan tocar, aunque también existen otras a las que invitan de manera especial.

Durante los fines de semana se puede encontrar buena música en vivo de bandas nacionales pequeñas y grandes que están en proceso de hacerse conocer. Por ello, Sánchez se convierte en un espacio que sirve de plataforma para que las agrupaciones lleguen a más público.