Dependiendo de las modalidades legales del trabajo, la compañía es responsable de gastos como por ejemplo la adecuación ergonómica

Margarita Coneo Rincón - mconeo@larepublica.com.co

En medio de la pandemia cuando el trabajo a distancia fue la única opción para continuar operando con normalidad durante el aislamiento, este se volvió parte de la normalidad en el funcionamiento de miles de empresas. Tanto así que la legislación nacional que ya contemplaba el concepto de teletrabajo, tuvo que poner en marcha un nuevo modelo, llamado trabajo en casa para poder diferenciar los requerimientos legales de ambos y eximir a los empleadores de una serie de deberes que debido a la pandemia no podrían cumplir en poco tiempo ni para todo el personal.

“El teletrabajo se da en la mayoría de casos cuando el cargo está diseñado para desempeñarse de una manera remota, pero acá la empresa es la responsable del lugar de trabajo; es decir, se debe garantizar que el espacio cuente con las características ergonómicas y de diseño necesarias. En el caso del home office o trabajo desde casa, la persona es responsable de su propio puesto de trabajo y puede trabajar desde donde prefiera”, aseguró María Catalina Sáenz, gerente de reclutamiento de LHR Latin American Human Resources.

En términos legales, el teletrabajo es un concepto bastante distante del trabajo en casa, pues según Javier Almanza, experto en derecho laboral de la Universidad del Rosario, el primer concepto implica que el empleador adecue el espacio de trabajo a la persona en un lugar distante a la oficina y el proceso de implementación de tal modelo está regulado en la ley 1221 de 2008.

Este además también debe tener un auxilio económico destinado a conectividad y otros elementos en la casa; lo que aún no regula la normatividad es de cuánto debe ser este monto.

Por el contrario, para quienes implementaron el trabajo en casa, en el marco de la emergencia económica, que va hasta el 30 de noviembre, el auxilio a conectividad, que antes era el de transporte, solo se da a quienes ganen hasta dos salarios mínimos, y aún no se tiene contemplado que se extienda más allá de la emergencia.

“En este momento el trabajo en casa representa una carga económica que la está asumiendo en su totalidad el empleado, además en muchos casos a los trabajadores les tocó disponer de su propio computador o adecuarse a estas condiciones porque las empresas no tenían la infraestructura necesaria. Y en el momento de la pandemia lo que pudo equiparar un poco las cargas fue el auxilio de conectividad”, agregó Almanza.

Esto ha generado que muchos empleados tengan un aumento en sus gastos, como demostró la más reciente encuesta del Ministerio del Trabajo y la Andi, en la que 46% de los empleados de 277 compañías señaló alzas en los gastos en casa por necesidades como pago de mejores planes de internet, compra de equipos para el hogar y altos pagos de servicios públicos.

Respecto a la responsabilidad de entidades como la ARL en el desarrollo del trabajo de la persona bajo la modalidad de trabajo en casa o teletrabajo, los deberes siguen siendo los mismos, más aún bajo el formato de trabajo en casa. “Es un gran mito creer que porque estoy en la casa entonces la ARL no tiene cobertura. De hecho tendrán un trabajo más retador porque deben crear programas para prevenciones de riesgos psicosociales y ergonómicos que se presenten en el hogar”, agregó Diana Cuervo, médica y salubrista pública, quien especificó que las ARL siguen con la obligación de cubrir enfermedades y accidentes que se lleguen a presentar durante el desarrollo laboral en cualquier modalidad.

LOS CONTRASTES

  • Diana Cuervo Médica y salubrista pública

    “Estamos viendo que a futuro habrá mayor número de casos de enfermedad mental o casos osteomusculares reportados por las condiciones de trabajo”.

  • Marcel Silva Experto en derecho laboral

    “El teletrabajo es cuando el empleador entrega los elementos al trabajador para que desarrolle sus actividades desde otro lugar distinto a la oficina normal de la empresa”.

Los beneficios del teletrabajo o trabajo a distancia para las organizaciones
Según un informe elaborado por el Ministerio de las TIC , los principales beneficios del teletrabajo son el aumento de la productividad (39%), la disminución de costos operacionales (37%) y el aumento de la eficiencia en los procesos (27%), factores que se pueden asociar al hecho de que las personas dediquen más horas a su trabajo y la disminución de gastos que normalmente se dan en beneficios a los empleados en la oficina como el café, té o papel higiénico, o de costos asociados a la operación como internet y luz.