Los arriendos son la causa de más de 95% de los cierres según datos de Acodres, además los alivios se terminan el 30 de agosto

Margarita Coneo Rincón - mconeo@larepublica.com.co

Los restaurantes son uno de los sectores más afectados en medio de la pandemia, con el cierre de los locales y únicamente operación a domicilio los márgenes de venta solo llegan a 18% con respecto a los que se tenían prepandemia. Así las cosas, muchos han tenido que cerrar sus puertas de manera definitiva y varias cadenas de restaurantes han optado por reducir sus locales para disminuir costos mientras no permitan la apertura.

El panorama nacional no es nada alentador, ya que de 90.000 restaurantes en el país, más de 41.000 han cerrado sus puertas y según Acodres en más de 95% de los casos ha sido debido a los arriendos. Si bien varias entidades oficiales, incluidas el Ministerio de Vivienda, han anunciado acuerdos de arriendos en más de 80% de los contratos, esto no cobija en gran medida a los arriendos del sector gastronómico, pues según explica Henrique Gómez, presidente del gremio, los rubros que los restaurantes pagan son muy altos, por lo que en su gran mayoría no se logran conciliaciones.

“Los costos son muy heterogéneos, eso depende de la ciudad y de la localización, además del tamaño. Hay arriendos que van desde los $15 millones hasta $140 millones y esa es básicamente nuestra gran discusión con Fedelonjas y el Minvivienda, porque ellos hablaban con mucho orgullo de que 80% de los propietarios había hecho acuerdos de pago y muy probablemente eso pasó en los locales pequeños, pero ese 20% que no muestran como relevante es donde están las propiedades más costosas en las que generalmente funcionan los restaurantes. Nosotros no tenemos un indicador satisfactorio de las conciliaciones de los arriendos en nuestro sector, fueron realmente muy pocos los propietarios que ayudaron”, explicó Gómez.

Y precisamente en estos locales a los que se refiere Gómez es donde operaban restaurantes emblemáticos de varias ciudades principales, que hacen parte de la cultura de cada región e incluso de cómo esta es percibida por los turistas que visitan las diferentes ciudades. Es el caso, por ejemplo, de Cucayo, uno de los restaurantes más famosos en Barranquilla por su diseño y propuesta gastronómica dedicada a resaltar lo más clásico de la cultura costeña, sin embargo, cerraron sus puertas hace un mes. De igual forma en Bogotá, se vio el cierre de Club Colombia, Harry’s Bar, Brot, Bistronomy, o la salida de los Hard Rock de dos ciudades de las tres en las que estaban.

LOS CONTRASTES

  • Álvaro ClavijoChef y dueño de El Chato

    “Se volvió muy difícil porque estamos con los mismos gastos, en los arriendos se vuelven normal hablar otra vez con el dueño, que ya ha sido muy generoso”.

  • Henrique Gómez París Presidente de Acodres

    “El arriendo es la carga más difícil de los restaurantes y esto es lo que ha llevado al cierre de 95% de los lugares, la otra causa es el personal desmotivado”.

Jorge Rausch, quien tuvo que cerrar algunos de sus locales en Cartagena y Bogotá, confirmó que los arriendos son lo más difícil de manejar. “Tener las cocinas cerradas y pagar un arriendo es insostenible. Nosotros hoy trabajamos con un solo restaurante a domicilio y es porque el local es nuestro, sin embargo, las ventas están a 10%, eso no nos da para sostener los gastos de todo el grupo. Si antes teníamos $1.000 millones en ventas al mes, hoy estamos en $60 millones”, explicó.

El dirigente gremial agregó que un agravante a la situación es que si los dueños son inflexibles con los montos de pago, para poder entregar el local es necesario ponerse al día con los gastos del lugar para poder entregarlo, otro rubro que limita mucho la capacidad de acción de los restauranteros si de mantener o entregar los locales se trata.

Harry Sasson, chef y dueño de Balzac, uno de los restaurantes que cerró durante la pandemia, afirmó que sin lugar a dudas los arriendos sí son para muchos restauranteros la causa de cierre en medio de la pandemia porque son costos muy altos con los que los que es muy difícil sobrevivir. Agregó también que de parte del Gobierno Nacional no han recibido los apoyos suficientes pues “nos dejaron de últimos junto con los cines y los teatros”.

Los promedios de los arriendos en las zonas donde están ubicados los restaurantes más emblemáticos de las principales ciudades por metro cuadrado son de al menos $80.000, es así como un local de cerca de 300 metros cuadrados puede pagar más de $26.000.000.

Respecto al tema, el Gobierno sí ha brindado algunas ayudas y apoyo económicos, pero estos son, hasta el momento, insuficientes para mantener en pie la industria; además los que están vigentes van únicamente hasta el 30 de agosto, de ahí en adelante el futuro es incierto y no se tiene claridad de lo que pueda pasar.

Las preocupaciones se incrementan después del 30 de agosto

Acodres estima que si no se logra tener más ayudas o acuerdos cerrarían en Bogotá otros 1.200 restaurantes más a causa de los arriendos; estos se agregarían a los 1.200 que hoy ya han confirmado su cierre definitivo de 610.000 que habían en la capital. “Sentimos que si no nos dan un alivio nacional para que nos dejen reabrir, con los debidos protocolos, vamos a enfrentarnos a una segunda ola de quiebras. Desde junio estamos pidiendo la posibilidad de una nueva emergencia económica, pero parece que el Gobierno no lo está considerando”, señaló.