Si bien al no salir de casa no se está expuesto a radiación solar, otros tipos de luces pueden producir lesiones en la piel

Margarita Coneo Rincón - mconeo@larepublica.com.co

La piel requiere de cuidado constante para mantenerse saludable, y en estos días de cuarentena se tiende a creer que al no salir de casa no es necesario continuar con procesos de la rutina de cuidado como lavado y limpieza de la cara o uso de protector. Sin embargo, los profesionales recomiendan que estas rutinas no se dejen de lado, en especial el uso de bloqueador solar para protegerse de daños que pueden generar, por ejemplo, los computadores.

De hecho, según los expertos hay personas que han notada que aparecen más lesiones de lo usual y la piel se ve más seca y opaca; todo esto es por factores adicionales que no se tenían antes como el estrés y el uso de tapabocas”, explicó María Alejandra Velandia, médico especialista en medicina estética y fundadora de LABeauté.

LOS CONTRASTES

  • María Alejandra VelandiaFundadora de LABeauté

    “El bloqueador debe ser dermatológico, de amplio espectro, que proteja de radiación UVA, UVB, infrarrojo y luz visible, además que garantice protección a luz azul”.

El proceso de limpieza es uno de los más importantes pues por medio de este se eliminan agentes contaminantes que están presentes en el aire como la polución; aún sin salir de casa, es necesario hacer la limpieza facial por lo menos dos veces al día, más aún si la persona se maquilla de manera constante o en su defecto, si usa algunos productos cosméticos para el cuidado de la piel, como cremas hidratantes.

Además, “las personas creen que solo debe usar protector solar si se exponen al sol y debemos cambiar el concepto de sol, por el de luz. El exponerse sin protección frente a la luz es totalmente nocivo para la piel y bajo este contexto todo lo que emita luz, radiación, bien sea filtros UVA, UVB y otros tipos de luz como rayos infrarrojos son totalmente nocivos para la piel, por lo que siempre debemos usar protector solar. De igual forma hay una luz azul que es emitida por los celulares; esta daña y modifica la estructura del ADN y acelera de forma estética el envejecimiento y, a su vez patologías como el cáncer de piel, por lo que ya no es un asunto netamente estético, sino también de un cuidado de salud”, explicó Augusto Hernández, cosmetólogo de Bella Piel.

La hidratación de la piel es otro punto determinante ya que en pieles secas, por ejemplo, la falta de hidratación podría producir patologías serias que con el tiempo desarrollarían otras enfermedades más delicadas. Este proceso de hidratación se debe hacer por lo menos una vez al día y con productos para el rostro pues tienen condiciones especiales para cada tipo de piel.

Limpieza, al menos dos veces

Hernández explicó que lo que produce la suciedad en la cara no es necesariamente el estar en la calle, en el ambiente hay partículas que producen suciedad y de las que la piel se debe liberar diariamente, además de otros agentes naturales como el sudor. El proceso de limpieza se debe hacer al menos dos veces al día, una en la mañana al iniciar el día y otra en la noche para liberar la piel.

Mantener la piel hidratada

Hidratar la piel ayuda también a reducir el riesgo de que aparezcan imperfecciones y brotes porque ayuda a que la piel presente un balance óptimo entre agua y lípidos. No hidratar la piel grasa puede llevar a que esta produzca aún más grasa y al tener pieles secas, podría producir algunas patologías delicadas en la piel relacionadas con la resequedad y en casos extremos dermatitis.

El uso del protector solar

Por los daños que pueden ocasionar otras luces como las del celular, pantallas del computador, entre otros, es importante el uso diario del protector solar y replicarlo tres veces al día, ya que su duración estimada está entre tres y cuatro horas. Además, para uso diario Hernández y Velandia recomiendan que sean protectores dermatológicos y además de amplio espectro de protección.