High on design es un libro sobre el papel del cannabis en la sociedad, en especial en el marco de actividades vinculadas a la creatividad

Margarita Coneo Rincón - mconeo@larepublica.com.co

High on Design es un libro escrito por Santiago Rodríguez Tarditi sobre el papel del cannabis en el desarrollo social. Entre los postulados del autor resalta la necesidad de la legalización; los beneficios que tiene la planta, y su papel en la historia. La publicación sale el 8 de septiembre, ya se puede preordenar en plataformas como Amazon, y en entrevista con LR, Rodríguez adelantó varias de las ideas que desarrolla en el texto.

¿Cuál es el enfoque del libro?

El libro lo sacamos con Gestalten, una editorial alemana con la que he tenido la oportunidad de trabajar. High On Design se enfoca en toda la cultura del cannabis global, sobre todo en algunos proyectos que tienen un alto nivel estético en Estados Unidos y en Canadá. El libro hace un recorrido por la historia del cannabis, entendiendo la planta como parte de la humanidad y nuestra civilización. Una planta considerada por varias culturas como sagrada a través de los siglos y que desafortunadamente hace poco menos de 100 años, se empezó a ver como algo malo e ilegal.

El enfoque del libro es justamente reconocer esta planta como algo muy valioso para todos los humanos y lo hago reseñando los proyectos liderados por emprendedoras que han logrado darle un enfoque diferente a una cultura que durante muchos años se relacionaba con el crimen, gente perezosa, personas que estaban desubicadas y hoy en día vemos lo contrario. Los consumidores de cannabis somos personas trabajadoras, creativas y nos preocupamos por nuestro bienestar y salud.

LOS CONTRASTES

  • Fernando GonzálezDir. de Solutions Group Sas Cannabis

    “El cannabis tiene una historia milenaria desde hace más de 6.000 años atrás desde China y ha tenido impactos en la salud, la industria y los alimentos”.

Ustedes analizan que el consumo de cannabis está relacionado con mayores niveles de creatividad...

Creo que la creatividad se estimula con diferentes cosas, como el arte, la naturaleza, la música, las interacciones sociales, los viajes, entre otras; pero entre todas esas la nutrición y las plantas juegan un papel muy importante. El cannabis lo que hace es que te relaja mucho, te calma, te quita la ansiedad y creo que ese estado de contemplación, te ayuda a poner las cosas en perspectiva. Es justamente en ese estado que podemos empezar a crear y por eso ayuda a la creatividad.

Sin embargo, hay que tener algún tipo de cuidado en el consumo...

Lo que creo es que hay que tener respeto, hacia la planta, hacia nuestros cuerpos, hacia la sociedad y la familia. Es muy diferente adoptarlo como parte de la vida y hacerlo de una forma más naturalística en donde se honre la planta y sus beneficios, a solo fumarse un ‘porro’ antes de ir a una fiesta y hacer locuras. Creo que no hay un ambiente específico para hacerlo, pero hay que hacerlo con respeto social.

¿Y hay una nueva tendencia relacionada con el consumo de productos naturales?

Yo creo que hay una mezcla. Hay muchas personas que llevan consumiendo cannabis desde los 60’s o 70’s, que han consumido toda la vida, pero, también hay una ola nueva generacional de personas que encuentran más conexión con el consumo del cannabis que por ejemplo con el alcohol.

Hay otras drogas, como el alcohol, que ya son legales, y el cannabis se debe legalizar, para generar una mejor consciencia.

¿Sí esta lista la sociedad?

Claro que sí, creo que es hora de que revisemos nuestra política contra las drogas, no solo frente al cannabis. La palabra droga como tal, tiene que ser revisada. Tenemos que replantear todo ese concepto de qué es una droga, qué es lo que realmente le hace daño a la sociedad y entender que por medio de la legalización vamos a acaba muchos problemas como el narcotráfico o la ilegalidad.