Con el salario promedio un colombiano puede tardar entre 5,7 años y 140 años ahorrando 25% de su sueldo para comprar un auto de lujo

Margarita Coneo Rincón - mconeo@larepublica.com.co

Para nadie es un secreto que hay ciertos artículos de lujo, que al tenerlos agregan cierto status social al portador, pues son un indicador de su capacidad monetaria dado su alto precio o la dificultad para conseguirlos.

Con información de los promedios salariales en Colombia, valores que da la firma Hays Colombia, es posible calcular cuánto tiempo le tomaría a un colombiano promedio, en diferentes cargos, comprar varios de estos artículos de lujo que en el mundo son reconocidos no solo por su calidad, sino también por su exclusividad.

Se pudo determinar que para comprar un carro como el Porsche 911, un colombiano en un cargo de presidencia en una empresa del sector petrolero, el que mayor rango de ganancias registra con un promedio de $65 millones mensuales, debería ahorrar durante 5,7 años, 25% de su sueldo mensual para poder comprar este carro; mientras que un profesional en el sector de la construcción, cuyo promedio salarial es el más bajo del informe con $2,6 millones mensuales, al ahorrar 25% de su sueldo, le tomaría cerca de 140,3 meses poder comprarlo; una cifra que incluso supera el promedio de vida. El carro está disponible en el mercado por $1.115,7 millones.

El Porsche 911, si bien fue lanzado en 1963, los expertos lo califican como una máquina por lo que no pasa el tiempo, esto pues la empresa alemana se ha dedicado de manera consistente a mejorar este deportivo año a año. Además es uno de los más exclusivos, pues solo se hacen pocas unidades y estas deben ser bajo pedido; en 2019 la empresa registró la venta de 9.260 nuevos 911, la cifra equivale a 15% de los 61.568 automóviles que hicieron en 2019.

LOS CONTRASTES

  • Juan Carlos Briceño Experto en lujo de la U. del Rosario

    “Estas cifras también son el reflejo de la brecha salarial que hay en el país, probablemente esto varíe mucho si se hiciera con las economías del primer mundo”.

  • María Fernanda Hernández Experta en lujo

    “Juega mucho el valor del producto. Es decir, los materiales, la mano de obra, la escasez y la exclusividad; todo esto se ve reflejado en el precio final del producto”.

Juan Carlos Briceño, experto en lujo explicó que esto se debe a que “hay marcas que se ha constituido desde antaño como aspiracionales, esto quiere decir que sus productos no los puede tener todo el mundo, algo que es un valor agregado”.

Ahora bien, un bolso de una de las marcas más icónicas del mercado, si de marroquinería se trata, puede costar $160,3 millones. Los bolsos Hermes de la línea Birkin son los más exclusivos y, para comprar uno de estos, un presidente de compañía debe ahorrar durante 32,8 meses 25% de su salario; mientras que un profesional senior lo debe hacer durante 330,5 meses, es decir 27,5 años.

María Fernanda Hernández, experta en lujo, explicó que esto se debe a que “los precios de los artículos de lujo están dados por todo el trabajo que llevan detrás, por lo general usan materia prima de muy buena calidad difícil de conseguir en el mercado. Adicionalmente, son bienes únicos en el mercado a los que no todos puede acceder. Un lujo es algo que no todo el mundo puede tener o no es fácil de conseguir, por lo que si estos tuvieran precios bajos, pues no serían un lujo”.

El valor aspiracional de las marcas de lujo, un precio por el que muchos pagan

“Normalmente las marcas de lujo tienen una gama más lujosa que es la aspiracional, la que lleva a las personas a soñar y una gama mucho más asequible. Esto es parte de lo que hace que el producto sea de lujo, el que no sea fácil de alcanzar, por eso se produce más poco de los artículos con altos precios que son los que nos hacen soñar”, explicó Hernández. De igual forma, además del trabajo que han hecho las empresas para posicionarse, estas buscan materia prima y procesos que agreguen valor y exclusividad.