Entre los cambios registrados se ve una mayor necesidad de privacidad con la compra de jets privados y hasta ingredientes para preparar en casa

Lilian Mariño Espinosa - lmarino@larepublica.com.co

El Global Luxury Outlook de 2020, reporte que realiza Wealth-X, se centró en este periodo en analizar cómo han cambiado las preferencias de las compras de lujo de los más ricos del mundo y cómo dependiendo de la edad, el tipo de fortuna y el género también hay diferencias en la adquisición de bienes.

El informe en un primer punto destaca que pese a que se ha dado un fuerte freno en el consumo, los más ricos del mundo siguen gastando, por lo que el crecimiento del mercado, que se expandió de US$175.000 millones en 2005 a US$1,5 billones en 2019, se seguirá viendo con una mayor amplitud de servicios y operadores.

“Los restaurantes están ofreciendo opciones para cenar en casa y las empresas están entregando ingredientes a domicilio para que los usen los chefs privados. Los agentes inmobiliarios están viendo una espiral de demanda de propiedades de alta gama que están más cerca de la naturaleza y ofrecen seguridad y protección. Las casas de subastas se han orientado hacia las subastas en línea y están reportando una fuerte demanda. Ha crecido el interés por obtener pasaportes adicionales o la residencia en países considerados más seguros”, explicó el informe.

Otro de los sectores que no se ha visto afectado es el de la aviación. Es así como mientras la compra de aviones comerciales cae, las ventas de este tipo de aeronaves privadas se empezó a recuperar desde julio, y de hecho, ha traído nuevos clientes que buscan reducir los puntos de contacto donde podrían contraer el virus. Este es el tipo de ejemplo de consumos de lujo, que pese a la situación por la que pasan las economías, no se ven afectadas.

Sobre los bienes, las personas con una fortuna promedio de US$345 millones de EE.UU., Canadá y México son quienes más compran jets privados y un hallazgo importante fue que 92% de las compras es de hombres.

Según la investigación, debido a que este monto de la fortuna es relativamente bajo, se puede establecer que en muchos de los casos las necesidades son comerciales, y se escogen sobre vuelos charter por tener más flexibilidad y privacidad.

En el caso de yates privados, la situación es diferente, ya que la fortuna promedio sube a US$510 millones. Este bien lo comprarían menos personas (en EE.UU., Reino Unido y Grecia), ya que los costos de mantenerlo son altos, tienen una alta depreciación y solo se usan en su mayoría para entretenimiento. La mayoría de personas que los tienen están en el sector financiero y de hostelería.

LOS CONTRASTES

  • Winston ChesterfieldPrincipal de Barton

    “Los ricos continúan valorando el lujo como lo hacían antes del covid-19. Sin embargo, la forma en que compran artículos de lujo ha cambiado, y muchos más se han trasladado a compras en línea”.

Las mujeres compran más arte

Las colecciones de arte valiosas, valoradas en al menos US$5 millones, son el bien de lujo evaluado por Wealth-X que más compran las mujeres con 22% de las compras, a diferencia de solo un 7,8% que compra aviones privados y 10,7% que compra yates. Sobre la edad, la mayoría tiene más de 70 años y el fin no sería la acumulación de riqueza o inversiones, si no entretenimiento. El estudio finalmente encontró que estos tres bienes de alto valor (arte, yates y aviones privados) son más comprados por millonarios en EE.UU., el Reino Unido, China y Rusia.