La cápsula debe estar anclada y se alimenta en su totalidad de energía solar para funcionar, tiene cinco paneles instalados

Margarita Coneo Rincón - mconeo@larepublica.com.co

La suite fue diseñada y creada en Francia por un equipo de diseñadores navales, ingenieros y arquitectos cuya visión era crear una embarcación nómada y sostenible para ecoturistas. Así nació Anthénea, la primera suite-hotel flotante y ecológica del mundo.

El espacio está inspirado en el aire fresco y la conexión con la naturaleza, razón por la que es blanca y con un diseño abierto que permite ver debajo del agua. Esta además está equipada con un motor eléctrico silencioso y funciona con energía 100% renovable, utilizando fuentes solares para flotar indefinidamente gracias a cinco paneles orientados al sur y dos propulsiones eléctricas; adaptándose a cualquier cuerpo de agua y clima para lograr un turismo sostenible.

Su forma abovedada está diseñada para seguir los rayos del sol y mezclarse perfectamente con el medio ambiente, mientras que sirve como un observatorio submarino y un sistema de aire acondicionado natural. Los servicios opcionales incluyen un sistema de desalinización y horno de leña.

La cápsula de 50 metros cuadrados incluye tres espacios internos. El espacio diurno, equipado con un sofá, minibar, muebles cubiertos de hormigón encerado y una ventana subacuática de tres metros; el espacio nocturno consta de una cama circular de 2,20 metros y un baño; finalmente, el espacio de relajación tiene un solarium de 360° en el techo que puede recibir hasta 12 personas.

El precio por noche, del espacio hecho 100% en materiales ecoamigables, es desde US$535.000 para turistas que busquen algo diferente.