Visitar lugares en los que se dice que hay actividad paranormal es el foco del turismo oscuro, el cual se ha convertido en una tendencia a nivel internacional

Natalia Molano Torres - nmolano@larepublica.com.co

Visitar lugares que albergan historias sobrenaturales es una tendencia a nivel global. Cifras de Ostelea sostienen que en 2017 una búsqueda en Google de la expresión ‘turismo oscuro’ obtuvo más de 50.800 resultados. Y, en inglés, ‘dark tourism’ presentó más de 2,8 millones de registros, lo que revela un fuerte interés de los internautas hacia este fenómeno.

Lugares como asilos, manicomios, hospitales, edificios abandonados, cementerios y hoteles ya hacen parte de diversos recorridos de fantasmas. Entre ellos, el Sanatorio Franklin, en Chile; el Hotel Stanley, en Estados Unidos: el Asilo Beechworth, en Australia; y en Colombia, la Calle del Fantasma y la Isla Gorgona.

LOS CONTRASTES

  • Josian Chevallier Cofundador de Viajala

    “El turismo paranormal ha aumentado debido, entre otras cosas, al auge de programas de investigación, tanto en televisión como en internet”.

Estos lugares guardan entre sí una similitud: entre sus recovecos se han vivido experiencias que muchos catalogan de paranormales. Cambios de temperatura repentinos y voces de lamentos son algunos de los fenómenos que dicen experimentar los asistentes a los ‘ghost tours’.

De acuerdo con Josian Chevallier, cofundador de Viajala, entidad que agregó entre su selección de destinos de Halloween a la Isla Gorgona, este tipo de turismo ha crecido en los últimos años debido a contenido audiovisual que explora este tipo de actividades.

“El turismo paranormal ha aumentado debido, entre otras cosas, al auge de programas de investigación, tanto en televisión como en internet, que centran su atención en lo desconocido o lo prohibido. Dicha tendencia genera confianza para que viajeros de todo el mundo busquen sus propias historias de terror y hagan lo que consideramos como un turismo de experiencias no convencionales”, sostuvo el directivo.

Cadenas de hoteles como Marriott International ofrecen diferentes alternativas de este tipo en Latinoamérica, en países como México, Panamá, Chile y Colombia.

Sanatorio Franklin

Situado en Santiago de Chile, este lugar fue un sanatorio mental entre 1920 y 1940, que ahora está abandonado. Los participantes de varios ‘ghost tours’, que han tenido como parada el sanatorio, han manifestado sentir cambios de temperatura bruscos u oír lamentos entre los pasillos de la edificación, ubicada en el barrio Franklin.

Crédito: Sanatorio Franklin Tour

Calle del Fantasma

Este pasaje es el inicio de varios recorridos de fantasmas que tienen lugar en La Candelaria, en donde se conocen diversas historias de almas en pena, como la de Alex Mogollón quien, en el libro de Stella Monsalve, representa a un ingeniero que hace un pacto con seres del más allá.

Crédito: Marriott International

Hotel Stanley

Este fue el espacio que inspiró la historia de ‘El resplandor’, escrita por Stephen King. El autor afirmó en una entrevista de hace varios años que fue gracias a su visita a este hotel desolado en Colorado, en donde se quedó con su familia, que escribió el libro en 1977.

Crédito: Hotel Stanley

Asilo Beechworth

Ubicado en Australia, esta edificación es sede de varios tours de fantasmas, ya que es reconocida porque pasó de ser un asilo a ser el Hospital Mayday Hill, una clínica de pacientes mentales en donde, durante los 128 años de funcionamiento, murieron más de 3.000 personas.

Crédito: Asylum Ghost Tours - Beechworth

Cárcel Gorgona

La prisión, ubicada en la Costa Pacífica, está abandonada desde 1984. La institución albergaba presos en celdas de castigo con condiciones precarias, por lo que hubo una cantidad relevante de personas que murió por la desatención de síntomas causados por enfermedades tropicales.

Crédito: Flickr