Algunos de los espacios ofrecen catas de la bebida, maridajes y selecciones de pisco artesanal

Natalia Molano Torres - nmolano@larepublica.com.co

Considerada como la bebida insignia de Perú, el pisco es creado con las llamadas ‘uvas pisqueras’, las cuales se clasifican en dos grandes grupos: las no aromáticas y las que sí cuentan con notas aromáticas.

Si bien en el país vecino hay una amplia variedad de lugares para probar la bebida, son pocos los que han sido reconocidos. Entre ellos se encuentran el Hotel Viñas Queirolo, ubicado en Ica, que cuenta con alrededor de 400 hectáreas de viñedos de las marcas Santiago de Queirolo e Intipalka.

El Hotel & Hacienda La Caravedo también se destaca por tener una de las bodegas más antiguas, al ser construida en 1684.

Una parada, para muchos obligatoria, es el Museo del Pisco, el cual tiene restobares en Lima, Cusco y Arequipa y es considerada como una buena alternativa para probar la coctelería peruana a base de pisco, así como tener clases de pisco por medio de catas.

Como su nombre lo indica, Pisco Bar, ubicado en Miraflores, ofrece almuerzos y cenas maridajes con pisco, además de una selección de piscos artesanales.

Además, en la Bodega Torre de la Gala se destila pisco y se ofrecen visitas guiadas. Está ubicada en el valle de La Joya, a un poco más de una hora de la ciudad de Arequipa.

Entre las bebidas que se podrán disfrutar en estos espacios están los cocteles a base de pisco como el ‘pisco sour’, el cual se prepara con limón, clara de huevo y dulce del jarabe de goma; y el ‘pisco punch’, que fue creado por Duncan Nicol en la ciudad de San Francisco a fines del siglo XIX, en donde los capitanes del ejército solicitaban la mezcla de vermouth y pisco, el cual se obtiene de la destilación de mostos frescos de uvas pisqueras con fermentación.