.
CONSTRUCCIÓN La ingeniería se pone a prueba en la vivienda
viernes, 22 de septiembre de 2017

Se deben optimizar el costo y el espacio

Nury Forero

La construcción de vivienda hoy es un ejercicio financiero que conjuga muchos factores y requiere de un esfuerzo conjunto de un grupo interdisciplinario. Es el llamado círculo virtuoso que pretende ser aplicado a todos los proyectos de construcción.

Allí se pone a prueba la ingeniería, debido a que se debe plantear un esquema de costos de construcción totalmente eficiente. El ingenio sale a relucir en cada ítem presupuestal y logra que la belleza del diseño arquitectónico se vea en la distribución de espacios dignos y acogedores.

En la primera etapa del llamado circulo virtuoso, la estructura financiera construye la prefactibilidad del proyecto que por lo general es un engranaje perfecto entre los costos mínimos y la mayor rentabilidad al final del ejercicio.

El gerente del proyecto juega un papel importante como delegado así sea del Estado o del sector privado. Es quien debe calibrar una maquinaria que trabaje en perfecta coordinación con los tiempos y los costos mínimos. Aquí, de nuevo, se mezclan las destrezas de la ingeniería con todas las disciplinas. El ingeniero gerente del proyecto debe planear, dirigir, organizar, contratar y materializar con máxima eficiencia los estudios topográficos, diseño arquitectónico, estudio de suelos, diseño estructural, diseño de redes hidrosanitarios, diseño de redes eléctricas y demás.

Los diseños mencionados son tan solo la segunda parte de este fino engranaje del marco total de la construcción. Estos diseños deben estar perfectamente coordinados, lo que quiere decir que la arquitectura incorpora cada disciplina de la ingeniería con toda la filigrana de la norma técnica de cuya fase depende que la materialización del proyecto sea exitosa, porque aquí no se permiten errores. Las fallas que se produzcan son multiplicadas por el número de unidades las cuales son en progresión geométrica exponencial, lo que nuevamente reta la exactitud de los diseños técnicos.

La tercera parte es la materialización del proyecto, y la ingeniería pone a disposición sus escuderos o bien llamados interventores, quienes velan porque cada línea del diseño técnico y aprobado por los entes competentes sea lo que se construya.

El gerente del proyecto debe poner ingenieros civiles, hidráulicos, eléctricos y demás especialistas con la experiencia adecuada para construir las viviendas. Aquí la ingeniería tiene un reto con cada uno de los materiales que se especifiquen y debe asegurar la vida útil a lo largo del tiempo de las viviendas.

La pregunta es si los materiales, deben ser de excelente calidad pero de bajo costo, ¿eso es posible?, ¿puede ser una dicotomía? Creo que los ingenieros lo podemos lograr; ¡claro que sí! La versatilidad de materiales que existe, la tecnología de los mismos y la forma y protocolo en la instalación y aplicación nos permite dar lo mejor para que sean especificaciones duraderas y que cumplan el presupuesto que se planteó inicialmente.

Es el reto que tiene la Ingeniería: mejorar la calidad de la vida del ser humano, y esta es la oportunidad palpable.

La construcción del proyecto es el momento sublime en donde la ética y el conocimiento técnico se conjugan para tener el mejor producto que aparece en los planos que firmaron los diseñadores interdisciplinarios.

La última parte de este círculo virtuoso, y que entrega su máximo legado, es la vida útil del proyecto, que es directamente proporcional al mantenimiento de las unidades de vivienda que las asume el usuario final. En esta fase sale a relucir la calidad con que se diseñó y construyó el proyecto; aquí se ponen a prueba todos y cada uno de los detalles constructivos.

Las posventas son el pan de cada día para la constructora y para los habitantes de las unidades. En mi concepto, esta etapa no debería existir, sería el logro más importante que tiene el gestor del proyecto: ver que las viviendas que hizo no tienen humedades ni goteras; sin grietas, sin fallas estructurales, sin ningún tipo de deficiencias. Que la tecnología y la ingeniería haya jugado un papel importante al servicio del morador de cualquier tipo de vivienda.