Después de los tres primeros años de la entrada de la certificación Edge, 130 proyectos han obtenido el visto bueno de diseño

Paola Andrea Vargas Rubio - pvargas@larepublica.com.co

La apuesta por las construcciones sostenibles es cada vez más común en la mayor parte del territorio nacional. Esto se evidencia en que actualmente hay más de 90 proyectos que se encuentran en proceso de certificación Excellence in Design for Greater Efficiencies (Edge) en 19 departamentos, según datos de Camacol, que también señaló que algunos de estos podrían certificarse antes de que termine este año.

Además del número de iniciativas que están camino a certificarse en materia de sostenibilidad, Sandra Forero, presidenta de Camacol Nacional, afirmó que “después de los tres primeros años de la entrada de la certificación Edge de la Corporación Financiera Internacional (IFC) a Colombia, 130 proyectos obtuvieron la certificación de diseño y 37 proyectos la de construcción”.

Los departamentos que lideran en número de proyectos con certificación de diseño son Cundinamarca, con 43; Valle del Cauca, con 22; Risaralda y Antioquia, con 13 cada uno; y Tolima, con 11, compartió Camacol. Las zonas en donde, a la fecha, hay mayor cantidad de proyectos certificados en fase uno de construcción son Cundinamarca (10), Antioquia (ocho), Risaralda (cuatro) y Magdalena (tres).

El avance que se ha alcanzado con las obras sostenibles ha generado que el país cuente con 360 profesionales formados y más de 85 Edge Experts acreditados que apoyan la ejecución de la estrategia Edge en diferentes zonas del país actualmente. Camacol también detalló que la construcción sostenible es uno de los pilares de la gestión gremial.

En línea con esto, Andrés Pacheco, gerente general de Amarilo, dijo que la compañía cuenta con dos proyectos de construcción sostenible hoy en día, ambos están ubicados en Bogotá. Uno de ellos se llama Boreal, el cual constará de seis torres con un total de 1.008 unidades de vivienda; y el otro es Cantabria, que está conformado por 680 unidades de vivienda distribuidas en seis torres.

LOS CONTRASTES

  • Sandra ForeroPresidente de Camacol Nacional

    “La construcción sostenible está transformando la actividad, la cual ha evolucionado en un mercado con necesidades más específicas”.

Además de Amarilo, Prodesa y Marval también son algunas de las constructoras que cuentan con proyectos de este tipo en diferentes zonas del país. Prodesa está desarrollando 15 proyectos bajo los estándares de la certificación Edge, los cuales incluyen proyectos VIS y NO VIS. “Estos proyectos están distribuidos en varias zonas del país como Ciudad Cristales en Villeta, Palo de Agua en Cota, el Vínculo en Soacha, Cerezo en Mosquera, Serena del Mar con el proyecto Trevi en Cartagena y Ecociudad de la Rivera en Ibagué”, detalló la compañía.

Por su parte, Marval cuenta con dos proyectos amigables con el medio ambiente, uno de estos es Baviera en Bogotá, el cual ya cuenta con el certificado preliminar Edge y el otro es Torre Vitro-Centro Empresarial en Bucaramanga, el cual se encuentra en proceso de certificación.

“Desde Marval estamos comprometidos con el medio ambiente y en este momento, con la reactivación económica del país y claramente del sector de la construcción. Actualmente, todas aquellas personas que adquieran un proyecto con algún tipo de certificación sostenible tendrán beneficios en algunas entidades bancarias con tasas preferenciales. Así mismo, el comprador se verá beneficiado económicamente por la reducción en el consumo de agua y luz”, detalló la constructora.

Las ventajas que tienen las construcciones sostenibles
Los proyectos construidos bajo los estándares de Edge han generado ahorros de 20.349 kWh al año; 543.355 metros cúbicos de agua por año; 10.235 TCO2 de reducción por año, destacó Camacol. Teniendo en cuenta estas ventajas, Prodesa recordó que las buenas prácticas en sostenibilidad buscan contribuir de manera directa a reducir el impacto ambiental que tienen este tipo de desarrollos, lo cual al final se traduce en ahorros energéticos y económicos, al punto que terminan mejorando la calidad de vida de los compradores.