Más de 1.000 conductores de reparto de alimentos en motocicletas se reunieron en Sao Paulo para exigir mejores condiciones

Reuters

Más de 1.000 conductores de reparto de alimentos en motocicletas se reunieron en Sao Paulo (Brasil) para protestar por sus condiciones de trabajo, establecidas por Uber Technologies Inc. y los desarrolladores de otras aplicaciones, cuando sus servicios siguen siendo muy solicitados debido a las restricciones por la pandemia.

Los conductores buscan mayores salarios y mejores medidas de salud, con Brasil ahora siendo un foco de la enfermedad y los trabajadores de reparto enfrentándose a la exposición al virus.

Desfilaron por la avenida Paulista de Sao Paulo, la calle principal de la ciudad, bloqueando el tráfico, y también protestaron en otras ciudades brasileñas.

El gobierno dijo esta semana que alrededor de 50% de los brasileños en edad laboral están sin trabajo debido a la crisis, en momentos en que la coyuntura empuja a más y más personas a opciones de empleo precarias.

Las medidas de cierre han generado una mayor demanda de alimentos entregados en casa en la mayor economía de América Latina. Lidera el mercado iFood de Brasil, seguida por la colombiana Rappi y Uber, que son compañías más grandes pero no tan prominentes en el gigante sudamericano.

IFood dijo que algunos de sus usuarios estaban pidiendo hasta 30% más de entregas ahora que antes de la crisis.

Pero los conductores se quejaron de que las aplicaciones les pagan menos mientras les hacen trabajar más, y que enfrentan una posible suspensión si no cumplen. Varios dijeron que son atraídos por altos salarios al principio, que luego disminuyen con el tiempo.

"Nos están haciendo trabajar los fines de semana, todos los días, o nos enfrentamos al riesgo de ser bloqueados", dijo Felipe Gomes, quien reparte para iFood.

No es la primera vez que los trabajadores de reparto salen a las calles a manifestarse contra Uber, Rappi e iFood. Pero esta manifestación parecía ser más grande.

Los clientes y restaurantes recurrieron a las redes sociales para apoyar a los conductores. Sus condiciones de trabajo también han llamado la atención de los fiscales, que han iniciado investigaciones de todas las aplicaciones y demandaron a iFood.