El controlador del grupo Cencosud además, rechazó la idea de reabrir los centros comerciales en medio de la crisis sanitaria mundial

Diario Financiero

El empresario Horst Paulmann, controlador del grupo Cencosud, justificó la decisión de la empresa de acogerse a la ley de protección al empleo en Paris, Johnson y Eurofashion. "Es obvio de que todos vamos a tener que poner el hombro, pero es muy complicado, es imposible que esto del virus no afecte a todos. Y nosotros tuvimos que llegar a esto porque, solamente en Chile, tenemos 15.000 personas que no trabajan y es imposible soportar esto", dijo el presidente de la compañía en conversación con Diario Financiero.

Además, rechazó la idea de reabrir los centros comerciales en medio de la crisis sanitaria mundial. El holding maneja malls emblemáticos, como el Costanera Center y el Alto Las Condes en Santiago, además de varios otros en regiones.

El gremio que agrupa a los principales operadores se reunirá con el alcalde de Las Condes, Joaquín Lavín, para ver los pasos a seguir. "Nosotros no estamos de acuerdo con reabrir los centros comerciales", dijo Paulmann.

El empresario explicó: "El supermercado es como una casa: un acceso, la mamá y el papá limpian y cuidan a sus hijos y padres de la tercera edad. El mall es como una ciudad, con 200 locales o más que nadie, nadie puede controlar. El mall no tiene papá ni mamá. Por esto, cuidemos a nuestras familias, de Arica a Punta Arenas".

Usted está por rechazar la apertura de los centros comerciales...

Yo creo que sería una idea equivocada, sería un grave error. Es casi imposible saber lo que pasa en cada local. El local de supermercado se desinfecta en tres a cuatro horas. ¿Pero en un mall? es imposible saber lo que pasa en 200 locales. Y vamos a tener tantos reclamos de clientes que están a favor o en contra, que va a ser muy difícil controlar el acceso y el funcionamiento con miles y miles de personas a adentro.

Lo peor es que no sabemos si se filtra gente contagiada, como pasó en el jumbo del alto Las Condes la semana pasada.

Cuando nosotros tenemos una persona infectada que atiende a público, ponemos en cuarentena a todo el personal del supermercado, a todos, y hacemos el procedimiento de desinfección. Al día siguiente abrimos con personal de otro supermercado. En el mall esto es imposible, porque ni siquiera vamos a saber lo que pasa dentro de todos los locales y sus bodegas. Es muy complicado.

¿Cuándo cree usted que se debiesen reabrir los centros comerciales? También hay locatarios que necesitan vender para sobrevivir...

Lo tengo muy claro, pero hay que ver que no reine el tema económico. Yo sé que yo hablo contra los intereses de la compañía, pero aquí todos tenemos que hacer un sacrificio.

Esto no es fácil, es un dolor muy grande a cada uno, gente que está sin trabajo, es tremendo. Hay que buscar las formas en cómo ayudar a estas personas, especialmente las personas de la tercera edad.

Usted dice que todos tenemos que hacer un esfuerzo, pero ¿cómo se entiende que la multitienda Paris, parte del grupo Cencosud, se acoja a la ley de protección al empleo, donde se afecta directamente los ingresos de esos trabajadores?

Esto es obvio, porque tenemos solamente en Chile 55.000 personas trabajando. En toda la compañía, tenemos 125.000 personas en cinco países. Tenemos una planilla de sueldos arriba de los US$95 millones mensuales. Y tenemos nosotros varios locales que están cerrados, como Johnson, Eurofashion y Paris, también la multitienda París en Perú, los Easy en Colombia y hasta hace poco Easy Argentina, que volvió a abrir la semana pasada.

Yo felicito al gobierno (que está haciendo lo mismo que en Brasil, Alemania y muchos otros países) porque están buscando una solución.

Lo que son las empresas privadas, lo que son las exportaciones de Chile y las importaciones, van a estar muy afectadas y -le digo a nuestro gobierno- no podemos nosotros aceptar de que estas empresas van a quebrar. Por eso es importante que exista esta ayuda, que va a ser acotado por tres meses.

Yo creo que es una buena solución y ya tenemos acuerdo con varios sindicatos y con los otros lo vamos a negociar persona a persona.

Así que yo le agradezco mucho a todo nuestro equipo, al equipo de Paris, Johnson, y de Eurofashion. Y especialmente le agradezco al equipo de nuestros supermercados. A nuestros supermercados la gente va todos los días. Esto hay que tenerlo muy claro: son personas muy especiales, igual que los médicos.

La ley apunta a las pymes, no a las grandes empresas que tuvieron grandes utilidades el año pasado...

Lo que pasa es que si desaparecen las grandes empresas sería un desastre, un desastre. Solamente nosotros tenemos 125.000 personas en América Latina, son 55.000 en Chile.

Yo cumplí recién 85 años, obviamente, recogido total en mi casa. Aquí no estamos de fiesta, no vamos a la playa. Aquí tenemos una gran ventaja, que tenemos tanto que hacer que no hay tiempo para enfermarse.

Yo le pido a Dios que ojalá me deje un par de años para que pueda volver a dejar a nuestra compañía con todo su personal para los próximos cincuenta años.

Hoy, es muy importante que todos los chilenos tengamos la cabeza arriba, no hay que entregarse y cada uno tiene que poner su parte. Esto es muy importante, de que uno no se entregue, la cabeza arriba. En la mañana si usted se levanta, se mira al espejo, tiene que enderezarse, darse una patada en el traste y decir 'vamos adelante' y vamos a enfrentar el nuevo día.