La intensificación de la diplomacia sugiere que ambas partes siguen decididas a llegar a un acuerdo que evite una escalada de la guerra comercial

Bloomberg

Altos cargos de Estados Unidos y China reanudarán las conversaciones comerciales esta semana para aproximarse a un acuerdo que podría ser el primer paso en el largo camino hacia la paz económica.

El principal negociador comercial del presidente Donald Trump, Robert Lighthizer, y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, estarán en Pekín el jueves y viernes, mientras que el principal negociador chino, el viceprimer ministro Liu He, tiene previsto viajar a Estados Unidos la próxima semana.

La intensificación de la diplomacia sugiere que ambas partes siguen decididas a llegar a un acuerdo que evite una escalada de la guerra comercial de ocho meses por las que han impuesto aranceles a US$360.000 millones de importaciones respectivas.

En una entrevista de radio esta semana, Lighthizer dijo que quiere lograr un acuerdo aunque ello no significa que tenga esperanzas de que vaya a suceder. "Estamos trabajando en ello", dijo Lighthizer a la National Public Radio. “Si podemos lograr un acuerdo excelente, lo conseguiremos. Si no, encontraremos otro plan".

Los negociadores estadounidenses han expresado preocupación por el aparente cambio de postura de China respecto a sus promesas anteriores, mientras que cargos de Pekín han mostrado resistencia a propuestas que consideran unilaterales. Los planes para una reunión entre Trump y el presidente chino, Xi Jinping, para finalizar un acuerdo se han retrasado al menos un mes hasta finales de abril, como muy pronto.

Desesperación 2020

"El presidente está desesperado por llegar a un acuerdo", dijo Clark Packard, asesor de política comercial del R Street Institute, un grupo de expertos con sede en Washington. "No creo que quiera llegar a 2020 y presentarse a una reelección sin algo aquí".

Pero parece cada vez más dudoso que el escenario ideal para los inversores y los líderes empresariales -la eliminación completa de las tarifas- vaya a cumplirse. Trump dijo la semana pasada que planea mantener los aranceles a los productos chinos hasta que esté seguro de que Pekín cumple el acuerdo.

La cuestión de si se eliminan las tarifas existentes probablemente será uno de los problemas finales y más difíciles de resolver, y es probable que algunas de los gravámenes se mantengan, dijo Tim Keeler, abogado de Mayer Brown, que fue jefe de personal de la ex representante de Comercio de Estados Unidos, Susan Schwab.

Eso podría ser un tema crítico para las conversaciones, según Zhou Xiaoming, ex funcionario y diplomático del Ministerio de Comercio de China.

"Se deben eliminar los aranceles adicionales", dijo Zhou en una entrevista. "Si Estados Unidos no pone fin a los aranceles, China no levantará las tarifas de represalia". Si se trata de no aumentar los aranceles en lugar de eliminar los existentes, la importancia de las conversaciones comerciales sería mucho menor".