La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Cronista - Buenos Aires

Revolucionó al mercado de apuestas al proponer, a través de una póliza con un prestamista, pagar US$25 millones anuales por 40 años o un pago inmediato de US$500 millones a quien acertara todos los ganadores del Torneo Final de la NCAA, la liga universitaria de baloncesto de los Estados Unidos. Pero es imposible acertar y decepcionó a millones

A Warren Buffett le tomó menos de dos días ganar la apuesta de que ninguna persona podría predecir al ganador del Torneo Final de la National Collegiate Athletic Association (NCAA), la liga universitaria de baloncesto de los Estados Unidos, que dura tres semanas.

La movida de uno de los hombres más ricos del mundo revolucionó el mercado de apuestas estadounidenses, al punto que se creó el sitio web takebuffettsbillion.com, que envía soporte estadístico a sus inscriptos.

Pero el que ganó fue Buffett
De lo contrario, su firma, Berkshire Hathaway, hubiera sido responsable de pagar un premio de US$ 1.000 millones como parte de una póliza de seguro que vendió a la prestamista Quicken Loans, de Detroit. Ambas compañías declinaron decir el costo de la póliza.

Calcular la exacta probabilidad de un partido es imposible, porque escoger un ganador no es un evento aleatorio, como lanzar una moneda, había dicho Buffett.

La realidad le dio la razón: las sorpresivas derrota de Dayton y la victoria de Mercer barrieron con 99% de los inscriptos. Y cuando Memphis derrotó a George Washington se terminó de armar la victoria del millonario.

El concurso fue anunciado en enero pasado (para inscribirse entre el 3 y 19 de marzo) y tuvo un alto impacto publicitario para Buffett, de 83 años, y el fundador de Quicken Loans, Dan Gilbert. La prestamista pagó una cantidad no revelada por el patrocinio y Yahoo se hizo cargo del soporte tecnológico.

Ahora, Quicken Loans otorgará US$ 100.000 a las 20 personas que más acierten en el concurso para comprar, financiar o remodelar su casa. En este momento hay miles compitiendo por su cuota de US$ 2 millones en premios garantizados.

Además, donará US$1 millón a las organizaciones benéficas en las áreas de Detroit y Cleveland dedicadas a iniciativas de educación para jóvenes.

La apuesta de Buffett
El torneo de la NCAA, conocido como March Madness, es el evento deportivo más visto en Estados Unidos. El campeonato atrajo a US$23,4 millones de espectadores el año pasado, según CBS.

Las presentaciones para el concurso fueron limitadas a una por persona por casa y un tope de 15 millones de participantes. El desafío se limitaba a la ronda de los 64 equipos que buscaban avanzar a la ronda de 32 por eliminación simple.

Tratar de predecir a los ganadores de cada juego se ha vuelto una obsesión en Estados Unidos, entre compañeros de trabajo, celebridades, e incluso el presidente Barack Obama.

Pero la probabilidad de elegir correctamente a todos los ganadores era de una en mil millones, dijo Ezra Miller, un profesor de matemáticas de Duke. Dada esa probabilidad y el número de participantes, la póliza tuvo que haber costado unos US$15 millones, calculó.

El ganador hubiera tenido derecho a recibir US$25 millones anuales por 40 años o un pago inmediato de US$ 500 millones. Y se hubiera compartido en caso de múltiples ganadores.

Como CEO de Berkshire Hathaway por más de 40 años, Buffett se ha especializado en tomar riesgos inusuales. La compañía ganó una apuesta en 2010 sobre la Copa Mundial de Futbol después de que Francia fuera eliminada.

Buffett ha utilizado las primas de las pólizas de seguro para ayudar a construir Berkshire durante las últimas cinco décadas, desde un fabricante textil a un negocio valorado en más de US$300.000 millones. Sus operaciones abarcan ahora las industrias del transporte, la energía, el comercio minorista y de fabricación.

Gilber es dueño del equipo de la NBA Cleveland Cavaliers, que juega en un estadio con el nombre de su compañía.